Compartir

Por José de la Paz Pérez

Faltaban aún cuatro días para que en todo México se diera el tradicional Grito de Independencia, encabezado por Andrés Manuel López Obrador a nivel nacional, y por gobernadores y alcaldes en los estados y municipios, respectivamente, pero el secretario general de Gobierno de Guerrero, Florencio Salazar Adame, dijo “pos de una vez”, y tras mencionar a los “héroes que nos dieron patria”, gritó este día en repetidas ocasiones el ¡Viva México!

El “patriótico acto” no fue esporádico ni fue iniciativa propia, hay que decirlo, sino que respondió a una petición de un grupo de amigos -conocido como Grupo Aca- que se reúne cada miércoles para charlar, y que nadie sabe para qué sirve, pero que sus integrantes se la pasan muy bien durante sus tradicionales desayunos.

¿Y cómo no iba a ceder a la petición de sus cuates si minutos antes había recibido de ellos más vítores que una estrella de rock?

“Politicón”, fue de los calificativos menos halagadores que recibió luego de exponer el tema de la gobernabilidad y la protesta social, y hasta hubo quien dio a su disertación la categoría de “ponencia fantástica”, ni más ni menos.

Y otro fue más allá al echar la porra de “¡no me callo, Astudillo es mi gallo!”

No fue, sin embargo, un día de campo para el experimentado político, ya que unos cinco acasocios –así les gusta que les llamen- insistieron, durante las rondas de preguntas y evasivas, en el tema del “orden y paz” que ofreció el gobernador, Héctor Astudillo Flores, durante su campaña política hace ya cuatro años.

Salazar Adame, en su papel, destacó las bondades del actual gobierno, de su empeño por procurar seguridad, pero no a base de la represión ni el uso excesivo de la fuerza, sino más bien anteponiendo el respeto a los derechos humanos.

ORGULLOS Y DESMARQUES

La cita semanal para el desayuno es a las 8 de la mañana; normalmente a eso de las 8:30 comienzan la sesión; esta vez la iniciaron a las 8:50 porque el invitado no llegaba; “ya viene”, habían dicho varias veces antes de esta hora. El personaje arribó a las 9 de la mañana, segundos más, segundos menos.

“¡Soy priísta!” se escuchó en todo el salón durante la auto presentación de los integrantes del Grupo Aca. Algunos comunicadores se miraron entre sí con cara de “no entendí”, con excepción de uno que comprendió el mensaje y justificó el comentario aparentemente fuera lugar: “yo soy americanista… y tampoco me avergüenzo”.

Pero cundió el ejemplo, ya que otros acasocios también soltaron su “soy panista” y un “soy morenista”; total que más tarde, cuando leían la semblanza de Florencio, se dejó en claro que aunque fue priísta y trabajó para el PAN, actualmente no militaba en partido alguno.

Y así como el secretario de Gobierno está desmarcado de los partidos (decisión inteligente), hubo quien se desmarcó de la agrupación que organiza estos encuentros semanales: “no tengo aspiración a pertenecer al Grupo Aca”, dijo uno durante la auto presentación de socios e invitados (otra decisión inteligente).

CASA DEL PERIODISTA

Un día antes se corrió el rumor de que integrantes del SNRP protestarían con mantas y pancartas ante Salazar Adame, y que le exigirían actuar para que regrese a control de este grupo lo que hoy es la Casa del Periodista.

No se dio tal protesta, pero a cambio un acasocio, José Luis Gallegos Peralta, abordó el tema durante su turno de preguntar: cuestionó al invitado si estaba defendiendo al grupo que había recuperado el inmueble para uso de todos los comunicadores del puerto, suposición basada en que hace días leyó en medios que recibió en sus oficinas a un grupo de periodistas que le entregó un documento en donde se solicita al gobernador, Héctor Astudillo, intervenir y resolver el conflicto.

Si el abogado sabe leer –suponemos que sí- en la prensa se publicó que, en efecto, el secretario recibió –como recibe a muchos todos los días- a un grupo de dirigentes de periodistas que le entregaron un documento, y en ningún momento se lee que Florencio está de acuerdo con su lucha ni con lo que se pedía en el documento.

La actuación de José Luis Gallegos fue como la de un abogado que defiende a su cliente; pero no se entiende que haya aprovechado el foro en donde se tocaban temas de interés de Estado, para exponer un asunto que compete a periodistas.

Además, si supuso que el secretario apoya a las organizaciones sólo porque se tomó una foto con sus dirigentes, entonces quiero entender que aconsejará a los del SNRP, que en estos días serán también recibidos por el mismo personaje, que no se tomen fotos con él para que tampoco se vaya a malinterpretar; o quizá les diga que sí se la tomen, para dar la idea de que ahora apoya al SNRP.

Florencio Salazar no se dejó arrinconar por el cuestionamiento y fue claro en su respuesta: “no tengo compromiso con nadie”; eso sí, explicó lo que ya se sabe, en el sentido de que el documento de comodato del edificio en pugna, con una antigüedad de 35 años, días más, días menos, aún está extraviado, no lo encuentran.

De continuar así el asunto, se tendrá que solucionar el conflicto con una decisión -¿salomónica?- del jefe del Ejecutivo estatal, suponemos, por el bien de la mayoría, o mucho mejor: de todo el gremio.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here