Compartir

 

ALBERTO BUSTOS JUSTO   /*

 

 

Morena representa sin duda, la esperanza de cambio en todo el país.

Guerrero, es el estado más obradorista en el territorio nacional. Sin embargo, todo lo que existe del partido en Guerrero, es una burocracia partidista, en la que algunos centralizan las decisiones y otros, son excluidos de las mismas; situación que en nada ayuda al empuje creciente que trae Andrés Manuel López Obrador.

El presidente estatal Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, solo representa una instancia ineficaz que opera desde el sótano y fuera de la entidad. No se le ve caminando, ni mucho menos organizando estructuras o trabajo político que aliente la rebeldía social que ya prevalece por las condiciones de pobreza extrema, inseguridad, impunidad y galopante corrupción en el gobierno; más bien su actividad se reduce al acomodo de sus incondicionales y familiares en los cargos de elección popular para seguir vegetando plácidamente en esa burocracia partidista.

Es realmente un caso patético; no se le encuentra, ni se le ve por ningún lado; no contesta ni las llamadas. Es en suma,  un “dirigente” alejado de la mano de la militancia y adeptos; quien después de haber fracasado en su inútil intento por ocupar la candidatura al Senado, buscó infructuosamente la diputación federal y al no lograrlo, hoy pretende encaramarse y autoanotarse en el número 3 de la lista de diputados plurinominales al Congreso del Estado de Guerrero; hecho que él mismo y por su propio dicho, manifestó públicamente que estos espacios serían reservados para destacados luchadores sociales y para externos; situación que en automático lo vuelve inelegible y sujeto de impugnación, en caso de ocupar este cargo.

Sin embargo, tuvo toda la influencia para colocar en Acapulco a cuatro candidatos a diputados locales, sin trayectoria política ni base social y con su empecinado interés personal, serían cinco como premio a su nula labor como dirigente de Morena en Guerrero.

No hay nada que reconocerle a este inoperante dirigente burócrata de banquillo, quien solo ha enrarecido el proceso interno de selección de candidatos, ya que solo ha fomentado el divisionismo y la polarización entre las distintas fuerzas y liderazgos.

Morena es un partido que cuenta con las condiciones para convertirse en una gran y poderosa organización que le dé un holgado triunfo en Guerrero a Andrés Manuel López Obrador.

* Militante de Morena y miembro de la CETEG.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here