Compartir

* Solo el PAN y la dirigencia perredistas acuden a ungir al empresario

* Retoma la fórmula “cero cuotas, cero piso” y ofrece que no habrá “pacto de impunidad” con el gobierno actual

REDACCIÓN   /

 

Acapulco, 18 de marzo de 2018. Los integrantes de la asociación civil Jackomienza se vistieron de amarillo y ocuparon los lugares que corresponderían a los perredistas dentro de la coalición Por Guerrero al Frente. Eso le dio un tono aparentemente perredista al acto público en que el empresario Joaquín Badillo Escamilla asumió como candidato, y en el que solo fue ungido por la dirigencia del PRD y la del PAN.

Badillo Escamilla tuvo que hacer concesiones visibles: ante el hecho de que solo uno de los otros seis ex aspirantes estuvo presente, ofreció retomar de David Jiménez Rumbo la frase “cero cuotas, cero piso”, y a la denuncia de Ricardo Mejía de que la candidatura se condicionó a cambio de impunidad, señaló que no habrá “pacto de impunidad” con actual gobierno.

No obstante, y como prueba de que sus palabras solo buscaban el acercamiento con quienes hoy lo dejaron solo, Badillo Escamilla elogió el trabajo del alcalde Evodio Velázquez Aguirre. Dijo que se trata, como él mismo, de un cambio generacional, y que es una muestra de que el camino no es sencillo.

El acto se realizó en un salón del autohotel Ritz, ubicado en Wilfrido Massieu. Era obvio que el espacio era pequeño, pero al menos eso permitió que se desbordara, y que no cupiera ni un alfiler, aunque fue notoria la ausencia de las bases perredistas y de Movimiento Ciudadano, por lo general las más ruidosas.

Desacostumbrados a este tipo de eventos, los integrantes de Jackomienza solo lograron evidenciar las carencias. Por ejemplo, para evitar la idea de que el candidato comenzaba sin sus aliados, hicieron colocar una lona con la leyenda: “Invitación por la coalición Por Guerrero al Frente”. ¿Era necesario? No, pero era una especie de respuesta a la pregunta que se formularon reporteros cuando en grupos de WhatsApp empezó a circular la invitación, sin definir su origen. La pregunta era quién invitaba: el PRD o la coalición.

Pero la coalición de los tres partidos no estuvo presente. El dirigente estatal Ricardo Barrientos afirmó que en esos momentos los de Movimiento Ciudadano estaban discutiendo cómo iban a sacar su resolutivo para apoyar la candidatura de Joaquín Badillo, y que el martes a más tardar ya se tendría esa información. Ni siquiera Mario Ramos del Carmen, de MC, quien es compañero de fórmula de Beatriz Mojica, estuvo presente, aunque el secretario general del comité municipal, Bulmaro Cabrera, sí incluyó su nombre entre los asistentes. Y al diputado Ernesto González Pérez, Cabrera lo mencionó “en representación del Grupo Guerrero”, cuando en la conferencia de este grupo, su dirigente David Jiménez Rumbo había dicho que el diputado se quedó en el PRD a título personal.

Otra pifia de los organizadores de Jackomienza ocurrió cuando el candidato iba a arribar al salón, y un joven se acercó a un grupo de reporteros. “Váyanse a la entrada, para que allá lo reciban, lo entrevisten y le tomen fotos”, les ordenó.  Pero nadie le hizo caso.

En su discurso, Badillo Escamilla envió un “cordial mensaje” al líder estatal de MC, Luis Walton Aburto, y su ex candidato, Ricardo Mejía Berdeja, y planteó “un gran pacto de transformación ciudadana” y luego le mandó otro mensaje a David Jiménez Rumbo, para ofrecerle enfrentar la inseguridad –“donde yo soy experto”- con inteligencia, tecnología y contrainteligencia.

Más tarde, en entrevista, un reportero le preguntó sobre si investigaría a su antecesor, si llegara a la presidencia municipal, y entonces Badillo respondió con otros temas, y al final dijo que todas las instituciones se someten a auditorías, y el Ayuntamiento no será la excepción. Otro reportero quiso saber específicamente si habría o no impunidad y el candidato contestó con ironía: “ya me hicieron esa pregunta”, dijo.

-Pero no la contestaste –replicó el comunicador.

Entonces volvió a decir que las instituciones se auditan y que donde haya que aplicar una auditoría se va a hacer. Finalmente decidió responder: “no, no habrá pactos de impunidad”, dijo.

El evento terminó como empezó: sin calor, sin la vibración de una militancia que exalta a su candidato. Los de Jackomienza, vestidos de amarillo, simplemente empezaron a salir.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here