Compartir

* Agradecemos su lucha y gritaremos sus demandas con el puño en alto, dice la primera actriz a indígenas de Valle Hermoso

* Reclaman na savi de San Rafael que militares destruyan sus plantíos mientras tienen a las comunidades en el abandono.

REDACCIÓN    /

 

Valle Hermoso, Metlatónoc, 27 de febrero. Familias na savi integrantes del Concejo de Comunidades Damnificadas de la Montaña (CCDM) recibieron una dotación de maíz a manos de la actriz y activista social Ofelia Medina luego de que el Fideicomiso para la Salud de los Niños Indígenas de México, AC, junto con otras organizaciones, lograron conseguir fondos a través del concierto Amplifica con los cuales 400 familias recibirán 55 toneladas de maíz para que fortalezcan sus esfuerzos organizativos.

La lucha del CCDM después de la devastación que dejó los meteoros Ingrid y Manuel cuya organización central ha sido acceder al derecho a la alimentación generó el programa Para que llueva maíz en la Montaña, que le demandó al gobierno suministrar granos básicos a comunidades que fueron damnificadas, compromiso que no ha cumplido en las dos últimas etapas.

Esta situación hizo eco en sociedad civil que impulsó una iniciativa para alentar la organización y visibilizar las problemáticas existentes y obligar a las autoridades a que volteen a ver la situación que afecta a niñas y niños indígenas para cuyas familias es insuficiente el maíz que siembran.

Del 27 al 2 de marzo, el Fideicomiso encabezado por Ofelia Medina y mujeres activistas que la acompañan en la entrega, saludan a mujeres y hombres me´phaa y na savi de la Montaña de Guerrero escuchando su voz, “agradeciendo su lucha, reafirmando que gritaremos sus demandas con el puño en alto y pidiéndoles continuar organizados”, apuntó la primera actriz durante el encuentro que sostuvo este martes con integrantes del Concejo en el poblado na savi.

Durante los días de la entrega las activistas visitarán comunidades de Metlatónoc, Malinaltepec y Acatepec.

“En tiempo de lluvias se sufre porque no han arreglado el puente, el camino se corta y nos quedamos de este lado sin alimento”, señaló una mujer de la comunidad cuyas palabras fueron traducidas por un integrante del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan que acompaña al Concejo desde su creación.

La entrega coordinada por el Fideicomiso fue posible también por el esfuerzo de ALMA Fondo de Ayuda Social, la Fundación Alejandro Díaz Guerra, Fundación DUME y Zapata Vive en ti, luego del concierto Amplifica celebrado en la Ciudad de México  en el cual participaron Café Tacuba, Molotov, Zoé, entre otros grupos.

Valle Hermoso sufrió daños irreparables en sus terrenos de cultivo, desde 2013 el puente que comunica al poblado se dañó y en temporada de lluvia quedan incomunicados. Su escuela telesecundaria fue baleada en contexto de un conflicto agrario que mantiene el poblado aledaño Jicayán por la posesión de alrededor de mil hectáreas de terreno.

“Del gobiernos federal estatal no sabemos, del Ayuntamiento no se han acercado, no hay obra, se han olvidado de nuestro pueblo” mencionó el joven Serafín Torres en representación de los habitantes.

Reprochan campesinas que el Ejército las deje sin sustento

En el trayecto a Valle Hermoso, en la carretera Tlapa-Metlatónoc, habitantes de San Rafael municipio de Cochoapa el Grande observaban los cerros donde se apreciaban pequeños plantíos. Metros atrás, camionetas militares con soldados  portando arma en mano estaban apostados a borde de carretera.

Al acercarse integrantes de Tlachinollan y un corresponsal, mujeres hablando en tu´un savi o castellano denunciaron la represión que sufrieron un día antes a manos de soldados y gente agresiva uniformada de negro, cuando acudieron a pedirles que no destruyeran sus plantíos de amapola, los cuales respondieron empujando a una mujer y robando las pertenencias de las personas que cuidaban sus campos incluso hasta las tortillas.

“Somos madres solteras, o nos vamos de jornaleras o nos quedamos pero aquí no hay trabajo, es lo único que podemos hacer, el gobierno sube la gasolina y no piensa que aquí solo hay primaria, nuestros hijos deben ir a otros lugares para estudiar, cuando pasó la tormenta no nos apoyaron, que vamos a hacer, no es justo”, dijo una de las mujeres jóvenes mientras un helicóptero de las fuerzas armadas se acercaba sobrevolando tres veces por el lugar donde observaban los campesinos y sus familias la destrucción de meses de esfuerzo agrícola.

Aunque el gobierno estatal a través de su vocero en materia de seguridad declaró que urge desarrollar un plan para dar alternativas a campesinos de la Sierra por el desplome del precio de la goma extraída de la Amapola, lo cierto es que ya está vigente un plan desde el gobierno que mantiene una política represiva aplicada tanto en la Sierra como en la Montaña.

Habitantes de la Montaña en el “límite de la sobrevivencia se ven obligados a trabajar siembras ilícitas, no tienen opción más que irse como jornaleros o sembrar amapola, y ahora están bajo el yugo de una política represiva que criminaliza la pobreza utilizando una estrategia bélica para combatir la siembra de enervantes viéndolo como un problema delincuencial no como problema social y estructural”, explicó Abel Barrera, director de Tlachinollan.

No existen programas eficaces que incentiven el cultivo de productos básicos, las políticas asistencialistas  son insuficientes para el acceso a los derechos humanos básicos, lo que incluye el tema alimentario no resuelto.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here