Compartir

 

* Nunca más un cuerpo edilicio sometido a las decisiones del presidente en turno, plantea el coordinador de los regidores electos de Morena

* La mayoría de Morena no significará imposición; se tendrán que buscar los consensos, dice

* “Nos toca un gobierno de transición, en el cual tenemos que ajustarnos el cinturón y mandar el mensaje a la sociedad de que los resultados se tienen que dar”

* Los regidores van a revisar a dónde se habrá de dirigir el ahorro que se obtenga de la austeridad, señala

* “La luna de miel va a durar muy poco; la gente ya no acepta el discurso de que este tema no nos toca”, advierte

ROBERTO RAMÍREZ BRAVO    /

 

Foto La Plaza.

Acapulco, 23 de julio de 2018. Hugo Hernández Martínez es el tercero de la lista de regidores que propuso la coalición Juntos Haremos Historia para integrar el Cabildo de Acapulco, y la tarde de este lunes fue electo coordinador de la fracción de Morena.

Es presidente del Colegio de Licenciados y Posgraduados en Derecho del Estado de Guerrero (Coliposdeg), y el 30 de septiembre, junto con sus demás compañeros, asumirá el gobierno municipal que encabezará la alcaldesa electa, Adela Román Ocampo.

En entrevista, admite que históricamente los regidores han tenido mala fama: “de levantadedos, de negociadores, de que no trabajan”.

Sin embargo, sostiene, “nosotros sí nos vamos a asumir como autoridad municipal, nos vamos a asumir como un verdadero parlamento que vamos a proponer, porque así nos obliga el artículo 80 de la Ley Orgánica del Municipio Libre, para proponer acciones y medidas que beneficien a la administración pública municipal”.

-¿Cómo va a operarse la austeridad republicana en el Cabildo?

-Desde hace algunos años yo había manejado a través de los medios de comunicación, que el gobierno debería de amarrarse el cinturón y mandarle un mensaje de que está trabajando, a la ciudadanía, para que la misma ciudadanía tuviera una confianza en el gobierno. Aquí la cuestión es que lo que dice Andrés Manuel López Obrador, él marca una serie de puntos que generan austeridad en el gobierno para mejorar el ejercicio público. En Acapulco hemos platicado de manera informal con algunos compañeros que conforman la fracción parlamentaria o la bancada de Morena próxima a tomar protesta el 30 de septiembre en el cabildo. Sí nos ocupa esa situación y seguramente vamos a hacer los planteamientos en las reuniones próximas que vayamos a tener. Hay varios puntos que se han manejado, lo primero es que el gobierno se debe amarrar el cinturón. ¿Y eso qué indica? Son puntos específicos tales como la reducción de los sueldos de los servidores públicos, estamos hablando de nivel secretarios, directores, subsecretarios, para que se genere un ahorro por parte de esa disminución de salarios. Otro punto que estamos platicando es una compactación de las áreas del gobierno municipal. Hay unas secretarías que tienen tres, cuatro subsecretarías y obviamente debe disminuir para que alguna, o algunas de ellas puedan asumir las funciones. Algo parecido a lo que se está haciendo en el gobierno federal, que la Segob, que tiene 10 subsecretarías va a tener tres, o la SEP, que tiene cuatro, y ahora va a tener tres.

Otro asunto que también nos llama la atención es lo referente a la reducción del gasto corriente, pues debe disminuir el gasto: no a comidas, no pago de viáticos, sino solamente lo indispensable. Seguramente en este próximo ayuntamiento no verán facturas de que servidores públicos han comido en restaurantes de lujo, vamos a ser muy meticulosos en ese aspecto, se debe de ver que haya un ahorro en el agua, en el gasto de luz, en telefonía. Son situaciones que nos ocupan porque es el reclamo de la sociedad. Tenemos que cambiar, si seguimos con las mismas prácticas o las mismas formas de gobierno, vamos a tener los mismos resultados.

Otro punto es lo referente a las compras consolidadas. Todas las dependencias de gobierno municipal tienen delegados administrativos y ellos son los que hacen las compras… de papelería, de insumos. Hay que acabar con eso, y tenemos que sacar a licitación pública las compras, pero que en realidad trabajen las dependencias y hagan una proyección de los insumos que en realidad van a requerir por semestre, para que se hagan las licitaciones correspondientes. Entonces esto también es un asunto importante para amarrarles las manos a muchos funcionarios públicos.

Otra, es que los vehículos oficiales, que no se van a comprar vehículos nuevos, que no se deben utilizar los vehículos oficiales más que para acciones exclusivas del mismo trabajo, y todos pueden ver que los vehículos oficiales se los llevan a sus casas, los utilizan un fin de semana para actividades no propias de la administración pública municipal. Aquí tenemos que ser muy cuidadosos en ese aspecto. También vamos a tratar lo de la reducción del consumo de gasolina. Vamos a ver más adelante qué mecanismo se pudiera implementar para la licitación de la obra pública. Andrés Manuel ha dicho que va a haber un comité de la ONU que va a ver lo de las licitaciones. Todavía no hemos entrado al debate de esa propuesta en sí, pero yo creo que sería un buen punto. La idea es que se entienda que va a ser un Cabildo distinto. Los cabildos, el actual y los anteriores, tienen fama de levantadedos, de negociadores, de que no trabajan.

Nosotros sí nos vamos a asumir como autoridad municipal, nos vamos a asumir como un verdadero parlamento que vamos a proponer, porque así nos obliga el artículo 80 de la Ley Orgánica del Municipio Libre, para proponer acciones y medidas que beneficien a la administración pública municipal. Tenemos ese compromiso de hacerlo, ¿por qué? Porque lo necesita Acapulco. Sabemos que existe muchísima deuda pública, no la han transparentado, sabemos que existe el problema de Capama, tampoco lo han transparentado, sabemos que existe el problema de los servicios públicos municipales como la basura, porque hay falta de pago, pero también tenemos que actuar en consecuencia, y hay un punto en específico en que conforme vayan avanzando las semanas, y antes de la toma de protesta, haremos los planteamientos pertinentes. Y es que, con estos ahorros, ¿a dónde van a ir dirigidos? ¿Van a ir dirigidos hacia programas sociales, hacia los más pobres, los más necesitados, o a situaciones que requieren una pronta solución? Es el caso de Capama, de las plantas tratadoras que contaminan a la bahía y que no funcionan. Hay problemas muy urgentes, emergentes, que requieren que se tomen decisiones para saber hacia dónde van esos recursos, que se van a ahorrar. ¿Hacia becas para impulsar a los estudiantes, hacia adultos mayores? Eso es algo que se tiene que discutir, primero al interior de la fracción, pero también tenemos que salir a convencer a las demás fracciones, a la del PRI, conformada por cinco regidores, y a los otros como la del PRD, que son 2, el PT, el PSM, la del PAN, que tienen un representante. Entonces tenemos que debatir, tentemos que analizar cuáles son las propuestas, convencer a la mayoría del cabildo, de que nos toca un gobierno de transición, en el cual tenemos que ajustarnos el cinturón, tenemos mandarle el mensaje a la sociedad de que existen nuevas formas de hacer política, y que los resultados se tienen que dar.

-¿Es probable que los representantes de otros partidos también asuman estas medidas de austeridad?

-En el juego de sumas de los 23 votos del Cabildo, Morena tiene 11: ocho regidores, dos síndicos y la alcaldesa, necesitaríamos un voto más. Pero no se trata de jugar este juego de que hay que conseguir dos, se trata de convencer al interior del Cabildo, pero también mostrarlo a la sociedad, que somos transparentes, que lo que buscamos es el beneficio de Acapulco, y que vamos a presentar alternativas y que obviamente se las vamos a dar a conocer, porque de lo que se trata es de generar propuestas, convencer y que obviamente vayamos en caminos parejos todos. Si nos unimos como sociedad y nos unimos dentro del Cabildo las diferentes fracciones en los temas en los cuales hay coincidencias y que es el beneficio de Acapulco y que es resolver los problemas de Acapulco, si no de un modo, en donde se pueda, de alguna u otra manera tenemos que avanzar. Ya no va a haber cabildos sometidos a los alcaldes, ya no va a haber líneas marcadas. Aquí se trata de que cada regidor asuma conciencia, se privilegie el beneficio colectivo, no el beneficio personal.

Foto La Plaza

-Cuando vino López Obrador, en el zócalo, habló de dos cosas en relación con los regidores: una, se van a bajar el salario y, dos, se acabaron los contratos de obras que han manejado los regidores. ¿Eso también va a pasar?

-Se va a plantear. Al menos en la fracción de Morena estamos de acuerdo en bajarnos el salario. Se lo tendremos que plantear a las otras fracciones porque obviamente las demás fracciones pueden decir, bueno, a título personal yo gano esto, esto es lo que por ley me toca, está aprobado. A lo mejor puede haber alguna resistencia de algún miembro del Cabildo de otra fracción, pero en la fracción de Morena obviamente estamos convencidos de que nos tenemos que bajar el salario, y no es tanto de seguir la máxima de que no puede haber gobierno rico y pueblo pobre; se trata de que haya salarios decorosos y que las autoridades municipales trabajemos. La cuestión de la obra pública, habría que ver el mecanismo, porque se había dado una práctica para redireccionar obra, para transparentar, para que ya no quede en la sociedad la idea de que se llevan su mochada, se llevan su 10 por ciento. Eso por ejemplo, va a ocurrir en el Congreso a nivel federal: si bien hubo un apoyo en el cual los diputados federales, redireccionaban, era un fondo en el cual cada diputado tenía entre 10 y 20 millones de pesos para redireccionar. No va a existir aquí en Acapulco, pero debemos transparentar los procesos de licitación para que no sientan que se va a beneficiar a constructoras afines o que tengan amistad con alguien del gobierno. Yo creo que debemos ser muy cuidadosos. Obviamente vamos a ir avanzando en el mecanismo y obviamente tenemos que convencer a la fracción del PRI y a las otras.

-Están ustedes en un momento histórico donde ha habido prácticamente un cambio de régimen, no solamente de gobierno. Eso también se vio en el apoyo que recibió la planilla de la que formas parte, ¿cómo sienten que los obliga este inusitado respaldo?

Foto La Plaza.

-Nos obliga a cumplir, nos obliga a trabajar, pero a lo que más nos obliga es a dar resultados. Muchos hemos empezado a trabajar en la sociedad civil desde hace muchos años, y se presenta esta oportunidad. Desde el Cabildo, tenemos esa obligación, tenemos que hacer las cosas de manera distinta, y vamos a dar resultados. Todo va a ser muy transparente; habrá ocasiones en las cuales salgan los asuntos por unanimidad o por mayoría, pero habrá asuntos que seguramente, como se da en todos los parlamentos, en los congresos donde hay debates, en los cuales va a haber ciertas rispideces por los posicionamientos en los temas, pero cada quien va a ser responsable a título personal, de dar a conocer la justificación por el sentido de cada voto que vaya a dar. Entonces, sí estamos comprometidos, estamos trabajando en ello, y seguramente debemos de dar resultados, y lo vamos a hacer. La luna de miel va a durar muy poco. La gente votó por un cambio, la gente estaba harta de la corrupción, la inseguridad, el desempleo, entonces la gente busca resultados. La gente no hace caso del discurso de la coordinación de los tres niveles de gobierno y que a unos les corresponde y a otros no, la gente quiere resultados y los va a analizar y los va a valorar parejos a todos, y hay veces en los que tendremos que entrarle a temas aunque no sean de nuestra responsabilidad, porque la sociedad lo exige. Y si no respondemos y no damos resultados, en tres años nos la van a cobrar. Es una transición, un momento histórico, debemos de aprovechar esa confianza que nos da la ciudadanía, para trabajar.

-En esta materia del ahorro del que estamos hablando, ¿tienen una idea de cuánto podría ahorrarse?

-Aún no tenemos una idea exacta porque no hemos tenido acceso a la nómina. Cuando uno tenga acceso a la nómina podrá ver cuántos tienen en nómina en realidad y cuántos en lista de raya. En otro punto, vamos a ir sobre la lista de raya, no pueden existir tantos en lista de raya, tendrán que justificar su trabajo, su operación. Se ha señalado que muchos, por las negociaciones que han tenido con el alcalde actual y los alcaldes anteriores, tienen a su disposición a mucha gente en lista de raya, o se ha visto que lo tienen como cuota de partido que lo utilizan como cuota de partido para mantener o aceitar a su maquinaria electoral, por el partido por el cual llegaron. Eso no va a suceder aquí en Morena, al menos dentro de la fracción parlamentaria de Morena, nos queda muy caro que tenemos que revisar el sistema de lista de raya, no sabemos a ciencia cierta ni quiénes son. Y dependiendo del ahorro que se dé, tenemos que analizar y discutir y apoyar una medida para ver hacia dónde se va a dirigir, a donde pensemos que a la mayoría le funcione más, porque tampoco se trata de tener algunos ahorros y mandarlos a gasto corriente o mandarlos a la burocracia. Se trata de tener ahorros que beneficien a la ciudadanía, como el caso que te comentaba del saneamiento de la bahía. Cada regidor tendrá su propia visión de cuáles son los asuntos prioritarios pero hay que ver hacia dónde nos vamos a ir para redistribuir ese ahorro. Entonces lo transparentaremos y diremos se va a ir hacia tal lado, a resolver tal problema.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here