Compartir

 

* Torreblanca gobernó como déspota represivo; su candidatura sería una afrenta a la sociedad, expresa

* Reitera que hay evidencias de su responsabilidad en el asesinato de Armando Chavarría

* No hay un perfil más opuesto al ideario, programa y práctica social de Morena que el suyo, dice

REDACCIÓN    /

 

Acapulco, 15 de marzo de 2018. Martha Obeso Cázares, viuda del diputado Armando Chavarría Barrera –asesinado cuando se aprestaba a ser candidato a gobernador en 2009- demandó al dirigente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, no postular al ex gobernador Zeferino Torreblanca Galindo, implicado en el asesinato del entonces legislador.

En una comunicación pública hecha circular este jueves, ante las versiones periodísticas de que a través del PES, Torreblanca Galindo busca la candidatura en el puerto, Cázares dijo que el ex mandatario “ejerció la gubernatura en un estilo despótico y represivo hacia los movimientos populares” y finalmente “no solo dio la espalda al pueblo de Guerrero sino que traicionó a las fuerzas sociales que lo impulsaron a la gubernatura con la esperanza de la alternancia democrática”.

La publicación de Obeso Cázares ocurre justo después de que algunos medios publicaron una fotografía con la imagen del ex gobernador y los dirigentes del Partido Encuentro Social, donde según esa información, dichos líderes habrían afirmado que Torreblanca sería su candidato a la alcaldía. El PES tiene suscrita una coalición con el Partido del Trabajo y Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en la que los tres aceptan que la candidatura en Acapulco se regirá por lo establecido en el proceso interno de Morena, es decir, será una mujer, la cual se propondría en terna y se aplicaría una encuesta. Sin embargo, por el PT no ha dejado de apuntarse Javier Solorio Almazán y ahora por el PES se presenta Torreblanca.

En su carta pública, Obeso Cázares señaló que el ex mandatario –que hace tres años compitió para la alcaldía por el PAN y perdió hasta quedar en tercer lugar- “al final de su sexenio dejó el estado sumido en la violencia, la pobreza y la marginación. No resolvió ninguno de los grandes problemas que aquejan a nuestro estado, y por el contrario, agravó otros que provocaron una aguda crisis de ingobernabilidad”.

Refirió que en su mandato, “no solo dio la espalda al pueblo de Guerrero, sino que traicionó a las fuerzas sociales y políticas que lo impulsaron a la gubernatura”, y citó que entre los muchos agravios de su gobierno estuvo “el magnicidio del diputado Armando Chavarría Barrera, quien era presidente de la Comisión de Gobierno del Congreso del Estado, y opositor del entonces gobernador. Este ominoso crimen enlutó a mi familia y cercenó el orden institucional del estado”.

Señaló que este asesinato “sigue hasta la fecha sin ser esclarecido y sin ser castigado, pese a que la prensa ha documentado en profundidad, con base en el expediente judicial, la presunta autoría intelectual de Zeferino Torreblanca Galindo en el crimen”.

También señaló que “es ampliamente compartida la percepción de que no hay un perfil más opuesto al ideario, el programa y la práctica social de Morena, que el de Zeferino Torreblanca Galindo, responsable de un período oscuro en la historia de Guerrero”.

“Un aval a su candidatura equivaldría a entregar un premio a la impunidad”, sentenció, y consideró que postularlo sería “una afrenta para la sociedad de Acapulco y Guerrero”.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here