Compartir

* El ex titular de la AGE dejó el cargo en medio de un escándalo de corrupción en 2007

* La regidora priista Linda Karina Ríos “tendrá que tomar una decisión” de si apoya al PRI o a él, expresó el candidato

REDACCIÓN   /

Acapulco, 27 de marzo de 2018. El candidato de la coalición Por Guerrero al Frente, que aglutina al PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, Joaquín Badillo Escamilla, presentó como parte de su equipo de campaña y presumiblemente de su equipo de gobierno en caso de ganar la alcaldía, al ex titular de la Auditoría General del Estado (Age), Ignacio Rendón Romero, quien salió de esa dependencia en medio de un escándalo por corrupción.

En una conferencia de prensa, en la que firmó ante notario su compromiso de que no incorporará a los trabajadores de las empresas Jobamex de seguridad y de limpieza, a su gobierno, y que no privatizará los servicios en estos rubros, el candidato fue abordado sobre Rendón Romero, quien lo acompañó en la mesa y fue el encargado de leer el documento que el candidato firmó.

“Mi amigo Nacho, que me acompaña… es de las personas que tienen gran capacidad, que conocen áreas en específico, y que, seguramente llegados los momentos, yo esperaría que gente como él me acompañe a la administración y que quieran trabajar con un servidor de manera honesta, de manera decidida, no solamente mi amigo Nacho, un contador certificado, con experiencia, que actualmente representa a una de las cámaras de mayor representación aquí. Por supuesto que son de los perfiles que yo buscaría que me acompañen en esta lucha que sería darle una mejor vida a Acapulco”.

El 22 de enero de 2007, el periódico El Universal publicó que Rendón Romero, a quien ubicó como “amigo personal del diputado Jorge Bajos” durante el gobierno de Zeferino Torreblanca Galindo “ha vivido cuatro años al frente de la AGE bajo sospechas de corrupción y rodeado de escándalos”.

Entre estos casos menciona -según fuentes periodísticas de Guerrero- que el entonces funcionario se subió el sueldo a 100 mil pesos mensuales, organizó y pagó “lujosas reuniones con bellas mujeres”, organizó despidos injustificados de trabajadores y ocultó al Congreso que su despacho había sido inhabilitado seis meses por el SAT, además de ser acusado por alcaldes priistas de que los presionaba u hostigaba.

-El contador cuando dejó la AGE se fue con muchos señalamientos -le recordó un reportero.

-No, esas son cuestiones… no es el momento de la plática, y obviamente no estaría participando si hubiera algo comprobado. Cuando uno participa en la actividad política, hay muchos señalamientos infundados.

Antes de la conferencia, que se llevó a cabo en la sede del PRD municipal, al lugar llegó la regidora priista Linda Karina Ríos Radilla, quien fue postulada por el Partido Verde, pero hace más de un año se separó de este instituto político y se integró al PRI en el equipo de la diputada federal Julieta Fernández Márquez. Ríos Radilla proviene del equipo de la asociación Jackomienza, que promovió en 2015 la candidatura de Badillo Escamilla por el PVEM a la alcaldía.

En su respuesta, el candidato señaló que la regidora actuó como una persona y no como integrante de un equipo, por lo que descartó una alianza entre su candidatura y el equipo priista al que ella se adhirió.

“Yo espero que ella tome una decisión y yo la respetaré. Seguramente, hoy me dio gusto verla aquí, y esta es una muestra clara de que no tengo duda, o así lo esperaría, que trabajara con este proyecto, que es un proyecto ciudadano que se incorpora a los partidos políticos y que ahora va con una contundencia y una solidez a rescatar a Acapulco, a hacer las cosas bien, a no hacer pactos de impunidad, y trabajar de manera honesta, decidida, de manera congruente, de la mano con la gente”, señaló.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here