Compartir

 

* El terreno está en litigio, pero el Ayuntamiento metió maquinarias para hacer una plaza, denuncian

* Civiles amenazan con “levantar” a los manifestantes; la policía vigila durante cuatro horas

ROBERTO RAMÍREZ BRAVO   /

 

Foto La Plaza.

Coyuca de Benítez, 26 de marzo de 2018. Locatarios del mercado de Coyuca de Benítez retiraron mallas metálicas que el gobierno municipal colocó en el predio donde por 42 años fue el principal centro de comercio del municipio y ocuparon parcialmente el lugar donde fueron demolidos sus locales comerciales en un proceso que comenzó hace dos años.

En el ínter, denunciaron que fueron amenazados por civiles que dijeron que los “levantarían”, por elementos de la policía municipal que resguardaron el ingreso de máquinas excavadoras, una pipa y revolvedoras de cemento.

La movilización de los comerciantes fue en protesta porque a pesar de existir un acuerdo entre ellos y el Ayuntamiento de no ocupar el sitio mientras en el tribunal agrario dicta una sentencia, personal municipal empezó hace unos días la ocupación del terreno. Alrededor de las 4 de la tarde, tanto los policías como las maquinarias se retiraron del lugar, y el predio de 1,600 metros cuadrados, donde el Ayuntamiento quiere construir una plaza pública, quedó desocupado.

En improvisada conferencia, Guadalupe Talavera Romero y Fidelfa Villarreal Vázquez, representantes de la Asociación Civil por la Dignidad y Justicia del Mercado Morelos de Coyuca de Benítez, relataron que el terreno enfrenta en estos momentos un litigio porque hace 42 años los propietarios de los terrenos ubicados en esa parte del centro actual, donaron las tierras para el mercado, sin que hubiera escrituras de por medio y ahora el Ayuntamiento quiere ocupar el espacio para otros fines. En ese lugar se construyó el inmueble con el costo de un millón 500 mil pesos, que los propios locatarios pagaron a través de un crédito de Banobras.

Sin embargo, relataron que en 2016 el mercado fue incendiado, y entonces se enteraron que tres años antes, en 2013, la Comisión Reguladora de la Tenencia de la Tierra (Corett), cuya delegada en el estado era la actual directora de Comunicación Social, Érika Lührs Cortés, vendió al Ayuntamiento el predio en 34 mil 874 pesos el terreno, sin haber consultado ni al ejido ni a los locatarios.

El abogado José Rojas Vázquez, que lleva la defensa jurídica de los locatarios, señaló que hace 42 años nadie pensaba en hacer escrituras, y bastaba la autorización del ejido, y en consecuencia, dijo, los comerciantes son los legítimos propietarios aunque no tengan documentos porque han tenido durante estas cuatro décadas la posesión y han pagado impuesto predial, licencias de funcionamientos, y servicios públicos.

La Corett, indicó, no tenía por qué regularizar la tenencia de la tierra en beneficio del Ayuntamiento, sino de los locatarios, por lo que consideró que hubo en esa operación un acto ilegal.

Ayer, alrededor 80 comerciantes encabezados llegaron al sitio del mercado y empezaron a despegar unas vallas metálicas que el Ayuntamiento mandó a colocar hace unos días. “Lo que queremos es que se respete el acuerdo de que nadie se iba a meter al terreno mientras estuviera el litigio y que el alcalde Javier Escobar Parra no cumplió”, señaló Talavera.

En esos momentos, dijo, llegaron cuatro hombres vestidos de civil que empezaron a amedrentarlos y llegaron policías municipales en dos patrullas. Los de civil los amenazaron con “levantarlos”, dijeron, y responsabilizaron al alcalde, al gobernador Héctor Astudillo y al director de Seguridad Pública, Irineo Peñaloza Marín, quien encabezaba el operativo.

Posteriormente, después de jaloneos entre las partes, los comerciantes se asentaron en las orillas del terreno y los policías se replegaron.

El locatario Eudocio Avelino, relató que durante el incidente de la mañana “nos amenazaron los narcos”, y responsabilizó al alcalde y al gobernador de lo que pudiera sucederles. A su vez, el locatario Eduardo Salazar, dijo que sus padres donaron parte del terreno donde se construyó el mercado y ahí los locatarios se mantuvieron durante 42 años “hasta que llegó el actual gobierno y dijo yo quiero ese terreno, que vale mucho dinero”.

Recordó que en agosto del año pasado el mercado fue incendiado al parecer de manera intencional para poder desalojarlos, lo que ocurrió en noviembre. Dijo que desde hace más de dos años, todavía en el gobierno de Ángel Aguirre, empezó a construirse una central de abastos -en un terreno que los propios locatarios habían adquirido antes- donde supuestamente iba a haber venta de mercancía para que los propios locatarios les compraran a ellos y los vendieran en el mercado. Sin embargo, dijo, después les dijeron que ese terreno -ubicado en la salida del poblado- sería el nuevo mercado, pero además en él los locales se entregaron a familiares, amigos y compadres del ex alcalde Ramiro Ávila Morales y del actual alcalde Javier Escobar Parra.

Alrededor de las 4 de la tarde se retiraron y personal municipal se llevó la maquinaria.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here