Compartir

* A veces las mujeres pueden ser más homofóbicas porque nos ven como su competencia, dice

 

HERCILIA CASTRO  /

 

Ciudad de México, 09 de febrero de 2019. Luisa camina erguida, segura de sí misma, bien maquillada representando sus 40 años, ha accedido a darme entrevista por pura curiosidad, y porque representa un halago para ella que una periodista la entreviste, que a alguien le interese su vida como transexual en el estado con más feminicidios en México, y, también con homofobia, el Estado de México. Luisa Villanueva Lupiano asegura que vivir en el Estado de México ha sido complicado: “Al principio, los amigos son amigos de palabra o cuando necesitan, o cuando quieren sexo, palabras cortas”. Considera que, como trans ha vivido bien, no ha recibido amenazas, sin embargo, los transexuales no tienen amigos en quién confiar.

Expresa que supo que era “niña” a la edad de 10 años, y que es falso que la homosexualidad sea una enfermedad o que los homosexuales “se hagan” debido a que fueron alguna vez abusados o violados durante su vida. “Eso es falso, yo ya sabía lo que quería ser desde que era niña”. Luisa comenta que proviene de un hogar conservador, como son todos los hogares en Estado de México, y que fue como a los 17 que le dijo a su madre que era gay, aunque, con la reticencia de su progenitor.

“¿Cómo lo vivo? Bien, porque por mi calle, muchos me ven y no me dicen Luisa, me dicen Luis, y no me afecta. Me conocieron como era, he vivido toda mi vida aquí, y mucha gente ya grande me dice Luis, y gente chica que ya me llama Luisa. Yo tengo un error, que creo me ha ayudado mucho a ser lo que soy, me doy mucho a la gente, apoyo mucho”. Villanueva expresa que, a pesar de ser amiga, ha sufrido la decepción, pero considera que la vida da vueltas y que el Estado de México “De día es marginal y de noche es un placer”.

Villanueva no se encajona en el perfil del transexual que busca reconocimiento, lo ha ido forjando con su paso por la política, conoce a los políticos en turno y los que han sido alcaldes de Tultitlán, municipio donde vive, y que actualmente es gobernado por Elena García Martínez, del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), y que ya fuera en el 2006-2009 alcaldesa por el PRD. De sus anécdotas, Luisa externa que en su paso como asistente con Leticia Medina, regidora del PRI en el trienio de Alán Barrón Elizalde, ex alcalde por el PRI, sus vecinas la veían llegar de noche, por lo que sus vecinas van y le cuenta a su madre que Luisa se prostituía y llegaba en carros particulares o en una patrulla, por lo que “debería estar haciendo algo malo”.

Considera que la homofobia en el Estado de México, a pesar de la cercanía con la apertura que hay en la Ciudad de México, se da “por un mal gobierno que dice: Yo soy hombre y así se tiene que gobernar en el Estado de México, yo tengo el derecho de decir que, si mi mujer no va a trabajar, pues no va a trabajar, por eso soy el hombre de la casa. Por eso se da la homofobia aquí en el Estado de México. ¿Estamos elevados en el Estado de México a un 75 por ciento de homofobia más?, Sí, sí lo creo”. Luisa externa que cuando comenzó a buscar y trabajar en el régimen de organizaciones, se dio a la tarea de investigar qué estados están a la cabeza en la homofobia “Yo decía, ay no, mi estado no, porque uno define su estado, y cuál va siendo mi sorpresa, que es donde más agresiones hay a personas de la comunidad gay”.

“Estamos en un estado donde por día pueden matar de tres a cuatro homosexuales, y no lo consigna el periodismo, tenemos ese problema que se desestima y quedan esos crímenes sin investigarse. En el Estado de México no está abierto el periodismo a acercarse a la comunidad”, dijo.

Villanueva externa que al inicio de su trabajo con la ex alcaldesa por el PRD, y actual alcaldesa por Morena, Elena García, se dio cuenta de que sus compañeras trans, eran agredidas, golpeadas, extorsionadas y violadas por los mismos policías locales, y fue, en su paso por la defensa de los derechos humanos, que tuvo conciencia y comenzó a involucrarse “Al principio yo era de ay, eso no me pasa a mí, pero ya después con los derechos humanos fue que obtuve conciencia y me metí a defender a mis compañeras”.

“De ahí fue mi indignación y regresé a la zona oriente. Montar una asociación en Estado de México, cuesta trabajo, cuesta muchísimo, no económicamente sino socialmente, te empiezan a señalar y la gente a no te quiere ayudar, te tumban, es muy difícil tener una asociación que nos proteja a nosotras, porque debes tener un padrino político, sea del PRI, sea del PRD, y ahora Morena, porque si no, nadie te ayuda”, dice.

Villanueva menciona que mientras en la Ciudad de México la comunidad Lésbico Bisexual, Gay Transexual, Transgénero, Travesti, Intersexual y Queer tiene derechos y atención en el Seguro, en su estado, los médicos los dejan morir. “Cuesta trabajo, a mí no me quisieron registrar mi asociación porque dicen que no es acorde con la normalidad del Estado de México”.

“Mi gobierno es de lo peor, siempre ha sido priista, Peña Nieto qué es, Del Mazo qué es, Eruviel qué es, qué es Labastida, yo los conozco porque trabajé con ellos, no son liberales”, cuestiona.

Villanueva menciona que era mejor en la Ciudad de México donde tenía una cartilla de apoyo para personas trans que en su estado. De la prostitución, mencionó que sólo la ocupaba cuando necesitaba dinero, pues su idea nunca fue dedicarse a ser sexoservidora.

Para Luisa, ha sido difícil la vida laboral, pues al asumirse trans, tuvo que tolerar que políticos locales le pidieran que se cortara su cabello y se comportara como “niño” y no como lo que es. Considera que el machismo y la homofobia influye en que incluso, la comunidad LGBTTTIQ, esté desamparada en cuanto a servicios de salud. “Sí, sí, sí, te digo por qué, no me aceptan sino tengo seguro, y si tengo seguro me restringen porque la sociedad, los médicos de Estado de Médico dicen, es que es homosexual, es que es vestida, te recriminan, me ha pasado porque yo lo viví”.

Sin embargo, Luisa destaca que la homofobia, la ha sufrido más con el género femenino, pues piensan, que están en competencia y que una persona de la comunidad puede ser mejor que ellas, “piensan que podemos ser mejor que ellas, por qué, porque si tú eres secretaria yo también puedo ser secretaria, yo siempre les he dicho a las mujeres, yo no soy mujer ni lo quiero ser, yo soy lo que quiero ser, trato de ser mujer. En mi cabeza siempre está que no se debe maltratar a una mujer porque una mujer me dio la vida, yo trato de ser, pero no es ser como ella, yo trato de ser mejor que tú, pero siempre una mujer tiene que estarme criticando y diciéndome que por qué me arreglo. La mujer es más homofóbica en el Estado de México, por el machismo, porque no quieren entender que podemos ser mejor, es problema de ellos, el machismo, el grado de machismo es que el hombre dice, por qué vas a trabajar, por qué ganas tu más si yo soy el hombre de la casa, por qué vas a estudiar, por qué te vas a arreglar, y la homofobia es que las mujeres no nos aceptan por cómo somos, como luchamos, como nos arreglamos, no nos aceptan”.

Del VIH-SIDA, Villanueva señala que San Pablo, una localidad del municipio de Tultitlan, es donde más incidencia de la enfermedad hay, y tampoco existe en el Estado de México la suficiente información para prevenir la enfermedad, ni la concientización que se debe hacer en os jóvenes, quienes están en más riesgo, debido al tabú de la sexualidad.

Para Luisa, la llegada del presidente Andrés Manuel López Obrador es positiva, y piensa que puede hacerse mucho por la comunidad trans pero desde el ámbito federal, sin embargo, pese a que Morena gobierna ahora Tultitlán, con la edil García, no se avanzará, pues son dirigentes no aptos “No se va a avanzar, tiene que venir del presidente Obrador, desde arriba que entre una buena asociación y ponga orden. Con él sí puede haber un cambio para los géneros, con él sí, con Tultitlán no, no creo haya un cambio porque en primera se está ejerciendo el gobierno con Elena García, y no es muy apta para tratar la comunidad gay, homosexuales, transexuales, travestis, transgéneros, bisexuales, no, con ella no creo porque es muy prepotente, tiene un orden, como machista, tiene las mismas ideas que cuando estuvo en el PRD, no se va a poder porque la señora no está abierta a los diálogos con nosotras”.

Piensa, que sólo con la educación a las nuevas generaciones, se podría derrumbar el machismo y la ignorancia.

-Luisa, si tuvieras la oportunidad de cambiar algo de tu vida, ¿qué cambiarías?

– Mira, ¿cambiar algo de mi vida?, nada, nada, estoy muy contenta de mi vida y de lo que quiero ser. ¿Cambiar algo de lo que he hecho? Sería el estatus de la discriminación, pero no cambiaría nada de mi vida, de lo que soy, sólo la discriminación.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here