Compartir

 

* Desde diciembre, Hilda Tapia Carbajal y otros cuatro no reciben Bebacizumab

REDACCIÓN    /

 

Acapulco, 25 de febrero de 2018. A pesar de que a principios de este mes, pacientes enfermos de cáncer denunciaron que el Instituto Mexicano del Seguro Social les limita los medicamentos, tras lo cual les fue surtido lo que pedían, la situación en el área oncológica continúa. Al menos hay otros cuatro pacientes con cáncer de colon y recto en etapa cuatro, por metástatasis, que siguen sin ser atendidos desde diciembre.

Un caso es el de la señora Hilda Tapia Carbajal, quien relata no haber recibido Bebacizumab desde esa fecha. Su caso es singular porque le fueron autorizados más de 480 miligramos, y en el IMSS había cinco frascos de 100 miligramos, pero solamente le aplicaron uno y “por error” le aplicaron a otra paciente los demás, y ella ya no ha recibido lo que le corresponde.

El problema, de acuerdo con especialistas consultados, es que la etapa cuatro es una etapa difícil porque el paciente enfrenta invasión a otros órganos y puede fallecer si no toma sus medicamentos a tiempo.

El 7 de febrero pasado, un grupo de familiares con pacientes que padecen cáncer hicieron pública su denuncia en los medios de comunicación, e inmediatamente fueron atendidos, porque después de dos meses de espera, al día siguiente el IMSS compró 15 frascos de un medicamento que cuesta 35 mil pesos cada uno.

Ahora, el problema es con otro grupo, los de cáncer de colon. El Bebacizumab es un medicamento exclusivo para los pacientes de cáncer de colon metástasico en etapa cuatro que se trabajaba en la torre de control del hospital Vicente Guerrero del IMSS, pero desde diciembre se autorizó a los pacientes para que se les aplicaran, sin embargo dos meses después no se los han aplicado.

Lo que los pacientes solicitan es que el delegado Reyes Betancourt Linares les ayude para que también a ellos les surtan el medicamento para que puedan atenderse y vivir un poco más.

De acuerdo con los procedimientos internos, la aplicación de ese medicamento, vital para quienes enfrentan la etapa cuatro, es autorizada por el médico oncólogo, previo un protocolo en el que se verifica que el enfermo cubra con todos los requisitos. Una vez cumplida esta parte, corresponde al director del hospital enviar la solicitud a la Ciudad de México, y en las oficinas centrales del IMSS se autoriza su distribución para que se dé al paciente el medicamento.

Los pacientes de cáncer de colon han advertido que en caso de no tener respuesta se movilizarán como los otros pacientes que a principios de mes salieron a exigir en público la dotación de los medicamentos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here