Compartir

* La secretaría no ha informado las condiciones del traslado a El Quemado, alegan

SANTIAGO HERRERA   /

 

Acapulco, 15 de noviembre de 2017. Trabajadores del Hospital General de Acapulco, manifestaron que no permitirán que sean trasladados de ese nosocomio, ubicado en la avenida Ruiz Cortines, al que será inaugurado en el poblado de El Quemado, acusaron que autoridades de la Secretaría de Salud han estado hostigándolos para hacerlos desistir de su negativa de moverse.

Entre los motivos que argumentan en su negativa para ser trasladados, señalaron que hasta el momento, la Secretaría de Salud no les ha informado de manera formal sobre el cambio, así como también, señalaron, los altos índices de violencia que se suscitan en ese lugar.

Lo anterior, fue dado a conocer por alrededor de 25 trabajadores del Hospital General, durante la conferencia a la que convocaran en un restaurante de la avenida Costera Miguel Alemán, ahí, el ginecobstetra José Martín Aguirre Caro, se dijo sabedor de que la conferencia ofrecida no se las permitían realizar, debido a lo que calificó como “ley mordaza”.

“No es un movimiento que se nos permite hacer por la ley mordaza que nos está aplicando la Secretaría de Salud, pero es nuestro derecho como ciudadanos y trabajadores defendernos e inclusive cuando se encuentran en riesgo nuestras vidas, y aquí, en el traslado de esta terminal están nuestras vidas en peligros y los usuarios y todo el personal que va a contribuir”, señaló.

Adelantó que han convocado a alrededor de 100 trabajadores del hospital para realizar un documento que los ampare jurídicamente para que no sean “desalojados de la forma en la que lo está planeando la autoridad, sin ninguna administración, de acuerdo a las condiciones del trabajo, ni tampoco con la autorización de la Secretaría de Salud Federal”.

“Sabemos bien que están violando el reglamento, que están violando nuestros derechos humanos, hemos sido amenazados, hemos sido hostigados, estamos siendo hostigados de una u otra manera, intentan diluir el poder de la base trabajadora mandando al personal de licencia, mandando al  becario, mandándolos de comisión, a modo de que seamos pocos los que estemos ahí para poder luchar”, acusó.

Aguirre Caro recalcó que “no nos vamos a mover del Hospital General, ningún trabajador, aún así que hagan uso de la fuerza, nosotros no nos vamos a mover” y acusó que con el cambio de hospital, serán enviados a “un lugar de matadero, vean los antecedentes que están en las claves, es el índice número uno en violencia, y nosotros no tenemos la necesidad de sufrir por eso”.

Recordó a la ciudadanía que también ellos resultaron afectados con el cambio, pues dijo, el hospital ubicado en Ruiz Cortines, es el único que cuenta con todas las especialidades en todo el estado, mientras que en el nuevo hospital “no se tienen los servicios que presume la Secretaría de Salud, no los tiene”.

Por su parte, el trabajador administrativo, Guillermo Ramírez Solís, indicó que el secretario de salud no ha hecho llegar ningún documento oficial sobre el cambio por lo que manifestó que “nos sentimos como si fuéramos bultos, que nos van a echar a un camión para llevarnos al Quemado”.

Evidenció que en el nuevo hospital “será lo mismo en un cascarón nuevo, va a ser lo mismo, la misma función con la misma falta de medicamentos, con la misma falta de equipo y de material”.

“Lo irrisorio del secretario de salud y las autoridades, que se sustentan en el sindicato legalmente para poder amedrentar a los trabajadores y obligarlos a que se cambien a ese hospital, sabemos que es un hospital que en su inicio de construcción, tuvo problemas con la Secretaría el Medio Ambiente, porque no cumplía con lo que se pacta para un permiso de construcción y no se cumple porque también hay una planta de cemento cercana, que es un contaminante no nada más para quienes trabajamos ahí, sino para los mismos pacientes, y la norma dice claramente que no debe de haber ese tipo de  cuestiones”, señaló.

Indicó que se debe replantear la apertura del hospital pero con las condiciones adecuadas para una buena protección de los usuarios y de los trabajadores, debido a que “afectaría  el hecho de que la violencia fuera depredador de los trabajadores y de los  mismos usuarios; actualmente la violencia la vivimos en la zona centro, ¿qué será en una zona tan apartada donde tienes cinco salidas?”.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here