Compartir

 

ROBERTO RAMÍREZ BRAVO   /

 

El municipio de Acapulco representa un tercio de la población del estado de Guerrero, y quien logra concitar en su beneficio el favor de los acapulqueños puede considerarse un prospecto ganador para la gubernatura, en caso de competir por ella.

Eso sucedió, por ejemplo, cuando Zeferino Torreblanca Galindo se postuló al gobierno estatal, pues el empresario gozaba de un buen prestigio por el gobierno que había hecho en el puerto, al grado de que personas que venían de La Montaña o la Tierra Caliente –y que por lógica no habían visto en los hechos el trabajo de Torreblanca- lo ponían como ejemplo de cómo se debe gobernar.

Pero en realidad, han sido pocos los casos en que los alcaldes se han postulado o lo han hecho exitosamente para el gobierno estatal. Diríase que solo hay dos: René Juárez Cisneros en 1999 y Zeferino Torreblanca en 2005; si bien René Juárez logró el triunfo por un pelito y con la sospecha de fraude electoral. Hubo otros intentos fallidos, como el de Alberto López Rosas, que buscó ser gobernador cuatro períodos después de que dejó el Ayuntamiento, y no logró pasar el filtro.

Otros ejemplos que se han quedado en el intento, fueron los del priísta Manuel Añorve Baños, quien contendió contra Ángel Aguirre Rivero y no le alcanzaron los votos para derrotarlo; y Luis Walton Aburto, que no solo no ganó, sino que se quedó en un lejano tercer lugar frente a sus competidores la perredista Beatriz Mojica Morga, y el priista Héctor Astudillo Flores, quien hoy gobierna la entidad.

Siempre tomando en cuenta la posibilidad de que los vientos cambien, para la elección de gobernador en el 2021, parece que los ex alcaldes porteños aparecerán con fuerza. Se prevé que participen casi todos.

Adela Román Ocampo, quien actualmente gobierna el municipio, es la única mujer en ese grupo, por ser la primera mujer que llega al gobierno mediante una elección; su posible postulación es algo que se viene manejando desde que comenzó la actual administración, pero es algo que también está sometido al fuerte desgaste que implica gobernar el municipio en sus actuales condiciones. Su fuerza está en que en estos momentos es la principal figura política en el municipio.

También se espera que buscarán estar presentes el ex alcalde Evodio Velázquez Aguirre, quien enfrenta serios señalamientos por el actual gobierno, pero que insiste en su inocencia y en el hecho de que hasta el momento no está sometido a ningún proceso judicial. Velázquez Aguirre se mueve en el PRD y es uno de los dos más visibles pilares de este instituto político; el otro lo es el ex gobernador Ángel Aguirre Rivero.

Luis Walton Aburto gobernó el municipio antes que Evodio Velázquez, y al igual que este, también recibió fuertes señalamientos de la administración que le sucedió, sin que el tema pasara de lo mediático. Recientemente, Walton renunció al partido Movimiento Ciudadano, del cual se consideraba franquicitario, y se dejó ver en una fotografía con el presidente Andrés Manuel López Obrador, lo que generó una intensa efervescencia en Morena, partido en el que no es bien visto el empresario.

Manuel Añorve Baños, priista, gobernó antes que Luis Walton el municipio. Siguiendo la misma tónica, fue fuertemente señalado por su sucesor, pero tampoco pasó a mayores. Actualmente es senador de la República en la segunda fórmula. Es quizá el más conocido porque fue alcalde, fue candidato a gobernador y ahora es senador, es decir, ha pasado buena parte de su actividad pública, en elección tras elección.

Félix Salgado Macedonio gobernó antes que Manuel Añorve. Le tocó el inicio de la guerra calderonista contra el narcotráfico, y su policía se enfrentó con un comando en el primer incidente de alta envergadura que fue la balacera en la Garita. Actualmente es senador de la República y, según las encuestas, es quien encabeza –al menos por los morenistas- en las preferencias.

Con esta baraja, los ex alcaldes y la alcaldesa Adela Román se preparan para lo que viene. Los que no lograron el triunfo en el pasado, estarán ahora con más experiencia, con conocimiento de sus propios yerros o de cuáles eran los factores que sus adversarios tuvieron en su favor.

Los que van por primera vez van con el reto por delante. Para todos, gobernar Acapulco debe haberles aportado una cauda de experiencia nada despreciable. Si finalmente deciden competir, va a ser sin duda una batalla épica, de la que van a salir muchas chispas.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here