Compartir

 

GABY CARMONA ASTUDILLO  /

 

Acapulco, 18 de marzo de 2020. 

Acapulco Limpio y Querido es el programa que promueve el gobierno municipal de Acapulco y que permite a la alcaldesa Adela Román Ocampo tener un acercamiento directo con los Acapulqueños.
El programa impulsado por la alcaldesa llegó en el momento justo en que el país y el mundo está atravesando una pandemia por el Coronavirus y que afecta a todos los estratos sociales, por lo que mantener calles y, avenidas limpias ayudará a evitar focos de infección.
Lavarse las manos frecuentemente, es algo que se recomienda a la población hacer para evitar contagios, el virus también entra por el polvo, por la basura , de ahí que la limpieza de calles y avenidas de colonias, unidades habitacionales y comunidades debe ser reforzada por la participación activa de la población, no todo es responsabilidad del gobierno, es tiempo de que la población este consciente del grave problema que se enfrenta.
El gobierno de Román Ocampo está haciendo la parte que le corresponde, y el programa Acapulco Limpio y Querido es una muestra de ello, porque la alcaldesa sabe que en la mayoría de las unidades habitacionales del puerto la insalubridad prevalece, hay una población que le da lo mismo tirar la basura al pie de un árbol, que arrojarla de lo alto del edificio en donde vive. De ahí que todos deben participar.
Si la gente no participa en la limpieza de sus calles, de sus edificios, del lugar en donde viven, estará condenada a vivir en la insalubridad, si por el contrario cada ciudadano tomara conciencia del problema, no sería necesario que el gobierno pusiera en marcha programas de este tipo.
Es cierto que Acapulco tiene un serio problema en el suministro de agua potable, la escasez de este vital líquido en colonias de la periferia y de la zonas baja y alta de Acapulco, y que es una demanda de una población que exige agua potable.
Pero también se debe decir que hay mentes perversas que han arrojado perros muertos, cal y otros objetos a los tanques de almacenamiento de agua tal como sucedió en los tanques de la Unidad Habitacional Infonavit Alta Progreso. El gobierno de Adela actuó de inmediato y se procedió a lavar y desinfectar los tanques a fin de evitar un brote de enfermedades por esta causa.
El programa Acapulco Limpio y Querido tiene el objetivo de involucrar a una población que ha permanecido indiferente al problema de la basura, y que fue dejando la responsabilidad al gobierno de limpiar y barrer sus calles, olvidando que el mal se lo hacen a sus familias, a los niños, a los ancianos, porque el polvo y la basura son generadores de muchas enfermedades.
Ojalá como ciudadanos se tome conciencia de ello, porque en estos tiempos del Coronavirus, Acapulco Limpio y Querido puede remover conciencias entre la población, el ciudadano tiene la ultima palabra, el gobierno de Adela Román Ocampo dio el primer paso. Veremos qué pasa.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here