Compartir

 

JOSÉ CAMILO VALENZUELA   /

 

I.- LA 4T ES UN CONCEPTO RADICAL: tanto por ubicarse como una etapa superior en el desarrollo de la nación mexicana en este siglo XXI, como por los retos programáticos y de cambios en métodos y mentalidades de cultura política, que plantea el contexto mundial actual de hegemonía avasalladora de las corporaciones monopólicas y de bancarrota de su capitalismo neoliberal…

  1. a) Para dar continuidad-superación al desarrollo económico-social de nuestra nación en este siglo y en este contexto mundial, la 4T ha de avanzar en la construcción de una economía post-neoliberal, desplazando el predominio del gran capital por la primacía de los intereses-necesidades de las y los mexicanos, lo que exige la rectoría del Estado y reconstrucción de un sector público industrial-financiero estratégico, salarios constitucionales remuneradores y jornadas de trabajo de máximo 40 horas semanales para la clase proletaria, así como impulsar la economía comunitaria-ejidal-cooperativa hasta que devenga un sector relevante en la nueva economía nacional.
  2. b) La superación del modelo neoliberal por uno patriótico popular, está condicionado por el colapso ecológico-ambiental planetario, que exige iniciar intensivamente un cambio cultural masivo y científico-tecnológico, que transforme el aparato-proceso productivo depredador actual para revertir la avanzada destrucción de la naturaleza, generada por la explotación irracional de las corporaciones capitalistas.
  3. c) La construcción de una etapa histórica post-neoliberal es un proceso largo y no puede hacerse en un solo país, requiere impulsarse en alianza-integración con otros pueblos y naciones, para enfrentar-superar los obstáculos estructurales de la situación neocolonial de América Latina y el Caribe, así como lidiar con las constantes acciones desestabilizadoras y contraofensivas restauradoras del imperialismo y la derecha interna vendepatrias.
  4. d) Mientras el ritmo de las políticas anti-neoliberales depende de la correlación de fuerzas coyunturales, la viabilidad estratégica del proyecto patriótico-popular dependerá de que se vaya construyendo una hegemonía y un régimen político de poder popular-ciudadano. Está es una lección de los procesos post-neoliberales en América Latina desde el triunfo de la Revolución Bolivariana en 1999; las transformaciones de independencia-reforma-revolución mexicana heredan a la 4T la vía: Congreso Constituyente y Constitución para el Siglo XXI, la que dada la bancarrota de la cultura patriarcal y la democracia representativa-delegativa, debe establecer el predominio de la igualdad y la democracia participativa; como principios rectores en la construcción del nuevo Estado para la Liberación Nacional y social de México. Además esta Carta Magna debe precisar o definir que no se pueda modificar sin someterse a debate y votación ciudadana, para que la soberanía popular la conserve siempre el pueblo y ya no se deposite en ninguna elite gobernante.

 

II.- LA IZQUIERDA asume que la superación de la irracionalidad destructiva del capitalismo de las corporaciones, solo puede ser un sistema socialista ecohumanista, despatriarcalizador y con democracia participativa predominante en el nuevo Estado. En esa perspectiva la izquierda impulsa la 4T y actúa en el bloque progresista y patriótico, porque solo revirtiendo la barbarie ecosocial y la pudrición cultural-institucional que genera el neoliberalismo, puede hacerse viable la 5T socialista.

Por su naturaleza ética política la izquierda actúa priorizando, por sobre aspiraciones individualistas y conveniencias grupales los retos y tareas para elevar el nivel de lucha-consciencia y organización participativa de la ciudadanía y en especial del mundo del trabajo.

III.- IZQUIERDA Y ORGANIZACIÓN AUTÓNOMA DE SECTORES POPULARES.

1.- La ruta para crear las condiciones político-sociales de ese Congreso Constituyente, es desarrollar y generalizar la lucha-discusión y organización participativa-formativa, desde los espacios básicos de comunidades rurales y colonias urbanas, centros de trabajo y estudio, mercados y tianguis, colegios de profesionistas y ámbitos empresariales, generando consejos representativos por municipios donde se definan planes y políticas cuya ejecución encabece el Cabildo; espacios y procesos semejantes habría que conformar por entidades y nacionalmente como formas de concreción de la hegemonía del poder popular ciudadano.

En el avance de esta ruta de lucha y organización participativa-formativa se irá forjando el sujeto mayoritario del cambio, que debe tener en las fuerzas del mundo del trabajo, su componente principal y en la izquierda socialista la fuerza dirigente.

2.- Para avanzar en esta ruta transformadora y en la tarea gigantesca de construir el sujeto del cambio mayoritario no menor a 60 millones de compatriotas -entre quienes deben de estar la mayoría de integrantes de los cuerpos armados del Estado-; partimos de un bajo nivel de lucha y organización popular permanente y el predominio de una cultura política vertical y centralista que más allá del momento electoral concibe a la ciudadanía como espectadores de decisiones y procesos públicos, en los que debería promoverse que sean protagonistas principales, decidiendo con información y discusión las políticas de trascendencia para el curso del municipio-entidad-país.

3.- Esta cultura vertical-centralista anti-democrática que se expresa en el campo progresista de la 4T, puede generar descomposición si el peso de intereses y ambiciones de individuos y grupos, predomina en espacios de gobierno-legislativos y partidos electorales del campo progresistas, por sobre los elementos y fuerzas más comprometidas con políticas de cambio y métodos de lucha y organización participativas y colectivas que generan desarrollo de poder popular ciudadano.

4.- A 16 meses del triunfo ciudadano-popular del 2018 y a 1 año de gobierno de AMLO, estas tendencias degradantes del proceso progresista muestran peso amenazante, no solo porque la política del Frente Amplio para derrotar al PRIANISMO incorporó grupos de poder ambiciosos e individuos acomodaticios, sino también porque en los ámbitos institucionales el funcionarado tiende a sentirse y actuar como casta burocrática aristocratizada, tendencia que se consolida si no se desarrolla la fuerza de los actores sociales y políticos extra institucionales, que las critiquen y contrarresten, ampliando también el peso de las mejores mujeres y hombres del pueblo en todos los ámbitos de gobierno y de la administración pública.

5.- Porque la ruta hacia un Congreso Constituyente exige un esfuerzo sostenido e innovador; por lo gigantesco y complejo de la tarea de construir un sujeto del cambio mayoritario diverso socialmente y plural políticamente; por el arraigo de la cultura liberal burguesa vertical y centralista en la sociedad y en la clase política; por el peso de grupos e individuos que priorizan sus intereses y ambiciones en el campo progresista; por todo esto el Tercer Encuentro Nacional por la Unidad de las Izquierdas debe asumir con toda energía dos tareas principales:

1) Intensificar el proceso de discusión y unificación de fuerzas y militares socialistas que asumen al gobierno de AMLO como progresista y prioricen los retos y tareas para elevar el nivel de lucha y organización de los sectores populares, factor principal para empujar el cambio post-neoliberal y encarar la rabiosa contraofensiva de la Derecha política-empresarial-mediática y militar.

2) Impulsar una intensa labor de discusión-formación de liderazgos sociales y políticos como parte de la tarea urgente de confluencia de las fuerzas y movimientos de lucha del mundo de trabajo, para que avanzando en su unificación irrumpan en el escenario nacional con fuerza para exigir a AMLO una interlocución semejante a la que mantiene con las cúpulas empresariales.

En esta línea de trabajo, debiéramos convocarnos y convocar a todas las fuerzas populares a generalizar y ampliar la movilización del 31 de enero de 2020, convocada por el encuentro de dirigentes sindicales populares y civiles.

¡Por un México soberano, justo y democrático!

¡Otro mundo y una sociedad igualitaria son posibles!

redir.mln@gmail.com

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here