Compartir

GABY CARMONA ASTUDILLO  /

 

Acapulco, 28 de noviembre de 2019

En serio que la alcaldesa de Acapulco, Adela Román Ocampo, trae preocupados y ocupados a sus adversarios políticos que buscan la gubernatura del estado en el 2021. 

Y son esos adversarios políticos los que al amparo de la oscuridad, clandestinidad, de falsos perfiles o páginas falsas, se han dado a la tarea de golpearla un día sí y el otro también, lo que demuestra que a pesar de todo el gobierno municipal está en la línea correcta.

Se puede estar o no de acuerdo con lo aquí expresado, sin embargo, Adela Román ha demostrado habilidad para sacar adelante el gobierno municipal pese a todo el desorden financiero que le dejaron.

La alcaldesa tuvo que recurrir en primera instancia al gobierno del estado de Guerrero -cuyo titular, Héctor Astudillo Flores, ha sido generoso hacia ella y en especial con Acapulco- para cumplir con los trabajadores para el pago de nóminas y aguinaldo, todo ello para darle certidumbre a trabajadores a fin de evitar una parálisis.

Y a este colapso financiero se le agrega que Adela Román le fue heredado un municipio inmerso en la violencia en donde los muertos se registraban a todas horas del día, sin olvidar que los grupos delictivos estaban asentados no solo a lo largo y ancho del municipio, sino que controlaban a la dependencia responsable de garantizar la seguridad de todos los acapulqueños

Fue a petición de la alcaldesa que intervinieron la Federación y el gobierno del estado con el firme propósito de limpiar y quitar el control de la dependencia al crimen organizado, que operaba desde su interior sometiendo incluso a los presidentes municipales en turno.

Esa determinación se amplió a otras áreas de su gobierno, cuyas oficinas estaban en poder del crimen organizado; a partir de ese momento, la alcaldesa ha sido amenazada, según ha trascendido, y los ataques directos a trabajadores y dependencias es con el fin de doblegarla, tal como hicieron con sus antecesores.

Nadie ha dicho que gobernar sea fácil ni sencillo, muchos dirán entonces por qué se alquiló. La pregunta es ¿queremos que la autoridad esté de rodillas al crimen y abandone a la población? 

A la alcaldesa se le critica, se le señala, se le fustiga como si fuera la gran responsable de haber llevado a Acapulco al caos en el que actualmente se encuentra, todos parecen olvidar el origen de esta violencia.

Ella ha denunciado una campaña en su contra que no logra identificar, sin embargo, el gobierno municipal sigue operando, con todas las carencias que eso signifique y eso nadie se lo reconoce.

A este gobierno le han endosado una página que no le corresponde pero que sus adversarios políticos, que tienen un amplio equipo infiltrado en diferentes áreas, le están  haciendo el fuego amigo, quizá porque sus intereses han sido afectados.

El gobierno municipal, por ejemplo, está trabajando para que el servicio de agua potable llegue a todas las colonias de Acapulco y en 18 años ningún alcalde se había preocupado por darle mantenimiento y menos limpiar a los tanques de almacenamiento de agua; fue determinación de la alcaldesa como cabeza de gobierno, haber ordenado lavar y limpiar todos los tanques de almacenamiento, encontrando en su interior botellas de cervezas, refrescos, sillas quebradas y lodo, mucho lodo.

Evidentemente, el agua escaseó por días, después llegó turbia y actualmente el agua está limpia, si nos dedicamos solo a criticar lo malo pero como sociedad nada se hace, entonces hay un grave problema en la sociedad misma. 

No todo es responsabilidad del gobierno, la sociedad debe hacer su parte, y es la sociedad la que debe frenar el avance de una clase política que a toda costa busca afectar al gobierno de Acapulco, olvidando que fue esa clase política en su ambición por el poder, la que entregó al crimen organizado las calles, colonias y comunidades de Acapulco.

 A la alcaldesa le ha tocado la difícil decisión de  cerrarles el paso y para ello, les guste o no, es ella la que fue recibida por el Presidente de México -todo un privilegio para cualquier alcalde y político- que de forma directa tuvo la oportunidad de informarle de los problemas que tiene Acapulco tanto en lo financiero como en lo social. ¿Les dolió a sus adversarios ese recibimiento? Evidentemente que sí, de lo contrario no la estarían golpeando por todos lados, eso es señal de que Adela Román avanza con firmeza, así o más claro. Vale.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here