Compartir

MARCOS PAZ GÓMEZ  /

Acapulco, 28 de julio de 2022

El fin de semana próximo, el último de julio, al igual que en los demás estados de la República se llevará a cabo el inicio del proceso interno para renovar las dirigencias de Morena en los estados y la conformación del Comité Ejecutivo Nacional, que sólo mantendrá en sus cargos al presidente y la secretaria general, Mario Delgado Carrillo y Citlalli Hernández Mora, respectivamente.

La convocatoria de origen tiene cosas que pueden cuestionar quienes han militado en Morena desde su origen como movimiento, su posterior paso a asociación civil e inmediatamente después a partido político, y más cuando se ve en las listas previamente aprobadas para aspirantes a consejeros nombres de personajes o figuras públicas cuestionables y/o nefastas para este movimiento de transformación, que hasta hace 4, 5 años militaban o se hincaban ante los demás partidos políticos del régimen; fueron candidatos por esas siglas y repudiaban, atacaban y denostaban no sólo a Morena sino también al ahora compañero Presidente.

Pero esto se explica con la sencillez de reconocer que estas personas son una pandilla de ambiciosos y pusilánimes sin principios que brincan de uno a otro partido por el mero orgasmo autoritario de querer tener un cargo; son los mismos que en el inicio de Morena, cuando no se tenían más que principios para luchar, estaban afiliados en el PRI, PAN, PRD, y conforme Morena fue obteniendo triunfos electorales dejaron esos espacios para seguir lactando de la ubre que deja la democracia burguesa representativa que tenemos.

Podemos apostar que en el momento que Morena deje de obtener triunfos electorales ellos regresarán arrastrándose a los espacios de los cuales salieron o simplemente brincaran a la fuerza electoral que esté en crecimiento, son pues como las cucarachas, pero estos emigran a dónde haya decadencia de principios y bonanza para sus aspiraciones.

Es previsible que en muchos lugares estás asambleas puedan ser reventadas o suspendidas pues el interés que genera estar en Morena en estos tiempos es porque se tiene la idea de que por esta vía se obtendrá algún cargo o un beneficio únicamente personal; no es difícil imaginar que llegarán quienes comenten que fueron rasurados del padrón, que el proceso está manipulado o es una mera simulación, también quienes no logren quedar como consejeros apelarán en algunos casos a intentar impugnar o reventar el mismo proceso por la frustración de no obtener aquello a lo que aspiraban.

Morena se encuentra en el proceso más difícil de su reciente historia, abrirse de lleno al pueblo o a la ciudadanía, incluyendo en esta a sectores de la sociedad civil más reaccionaria y tendientes a la derecha que se han infiltrado paulatinamente o mantener una “línea histórica política e ideológica” apegada a la izquierda de orientación social, progresista que vaya a la profundización del proceso de transformación y se mueva más a la izquierda, dónde no sólo nos conformemos con lo obtenido sino ir más allá por una auténtica revolución social y no sólo política electoral.

En esta tribal lucha por lo que parece ser la administración del partido en Guerrero se distingue que la mayor parte de los grupos aspiran a la bendición de quién consideran el “jefe del equipo político más poderoso”; confunden los resultados con el proceso, en lugar de buscar en los hechos al sujeto político que puede transformar radicalmente la realidad, el pueblo, aquel que es el único inmortal en la historia.

Paralelamente a esto, que podría parecer trámite, el domingo los compañeros del Partido Comunista en Guerrero desarrollarán su segundo congreso en el estado en vías de realizar un análisis concreto de la situación concreta, y plantear rutas, caminos y alternativas para desarrollar y fortalecer el trabajo político y de agitación, que de manera discreta y en ocasiones entre las sombras, han desarrollado.

De igual manera, el domingo los compañeros del Cecop (Consejo de Ejidos y Comunidades Opositores a la Presa la Parota) llevarán a cabo su 19 aniversario en resistencia y lucha donde, entre las demandas históricas, exigirán la presentación con vida del compañero Vicente Suastegui Muñoz, desaparecido hace un año, el 5 de agosto de 2021 en Acapulco. A pesar de que se han llevado a cabo búsquedas el compañero defensor del agua y el territorio sigue sin aparecer, un agravio más para el Cecop, que ha enfrentado diferentes momentos y etapas a lo largo de su indómita historia.

Que cada quien tome su trinchera y defienda los intereses que le acomoden, pero que no se olvide que los procesos son siempre de acumulación de fuerza y la historia jamás es lineal, ni tersa.

¡Porqué sólo con la lucha popular, el pueblo unido vencerá!

Compartir:

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here