Compartir

 

RAÚL SUÁREZ MARTÍNEZ   /

 

Chilpancingo, 12 de enero de 2020

Las encuestas propias y extrañas nos dicen que la próxima gubernatura quedará en manos de Morena y de los partidos que hagan coalición con ellos. Por un lado, tiene a casi todos los posibles candidatos que pueden abanderar esa posible coalición; siendo Félix Salgado el mejor posicionado; si la dirigencia de Morena no se equivoca, el mejor posicionado será el candidato y seguramente el próximo gobernador.

Las guerritas internas en las que el partido de López Obrador se empeña en vivir pueden poner en riesgo la gran ventaja que hasta el momento tienen: no perder. En realidad, ese panorama de derrota no existe en su futuro electoral, pero, sí pueden reposicionar al PRI y sus aliados en algunas regiones del estado.

Ahora bien, si Morena se equivoca y llegara a postular a quien no tenga las preferencias políticas dentro de ese partido y sus aliados, estaría sin dudarlo poniendo en riesgo el triunfo de ese partido. Peor aún si llegara a darse la incongruencia ideológica de postular al exdirigente y dueño del Partido Movimiento Ciudadano, quien primeramente apoyó -al mantener su candidatura en la pasada campaña a gobernador- al PRI, siendo su aporte divisionista en la izquierda fundamental para que el PRI y su actual gobernador pudieran ganar las elecciones. Como consecuencia, Walton tuvo financiamiento para mantener su candidatura y, tres espacios de primer nivel en el gobierno astudillista. El otro mérito de este suspirante a candidato morenista, fue en el proceso electoral de 2018, haciendo campaña por Ricardo Anaya en contra del mismísimo Obrador, siendo parte de ese equipo de campaña que hizo todo lo posible por desbarrancar al Peje, empresa en la que fracasaron rotundamente. Estas medallas que Walton lleva orgullosamente en el pecho serían suficientes para negarle tan siquiera la posibilidad de ser considerado como aspirante a tener esa candidatura.

Sí, Morena puede equivocarse, y no postular al mejor posicionado, lo que en consecuencia no generaría que el PRI pudiera ganar, por dos razones fundamentales: por un lado, no tienen una candidatura fuerte y el desprestigio del PRI los hunde cada día más; y el hasta ahora puntero en las preferencias ciudadanas, Félix Salgado, pudiera ser arropado por los partidos que, eventualmente, harían coalición con ellos, el Verde y los posibles nuevos partidos emergentes como serian el de Redes Ciudadanas de Elba Esther, el partido que remplazaría a Nueva Alianza, la otra parte de la base magisterial y sobre todo el Partido Encuentro Social que este sábado pasado realizó su Asamblea Nacional Constitutiva en la Ciudad de México, siendo hasta el momento la única organización que pretende convertirse en partido político, en realizar las 300 asambleas distritales, en la historia de México. Nadie, ni Morena, lo había logrado.

Si Félix fuera bloqueado, podría ser el candidato de varias organizaciones políticas y sociales. Félix, con todo lo que se diga de él, representa toda una institución en Guerrero, no sería extraño que pudiera vencer al PRI y PRD juntos, enfrentando también a Morena, que pudiera desplomarse ante la embestida del toro.

En el Congreso nacional se está discutiendo en comisiones la propuesta de reforma a la Ley electoral para permitir que los partidos nuevos puedan realizar coaliciones con los ya establecidos o entre sí. Este último escenario pondría más interesante el panorama electoral.

Otras opciones que analizaremos más adelante pueden ser el actual rector de la Uagro, que pudiera presentarse como una opción académica y ciudadana que destrabara el posible conflicto de los demás candidatos y Adela Román Ocampo, que, aunque necesita más diversificación en el territorio estatal, está realizando un trabajo aceptable en Acapulco y, si logra el reordenamiento administrativo del monstruoso cuerpo del Ayuntamiento, tendría en su favor una prenda de buen gobierno y administración, más los resultados que está dando en el puerto de Acapulco. Y Adela no estaría compitiendo estrictamente si se impone la cuestión de género en Guerrero. Los méritos los tiene.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here