Compartir

MARCOS PAZ GÓMEZ   /

 

A su familia y seres queridos

Conocí a César, El maestro Cesar Núñez Ramos por ahí del 2010, pero el recuerdo y trato afable viene más específicamente de 2011 cuando se dio la huelga de hambre de los compañeros del STOOAEG que se colocaron al exterior de la Capama en defensa de sus derechos, en ese entonces llegó y se solidarizó a nombre del movimiento obradorista y del Gobierno Legítimo de México del que era representante en estas tierras del sur. De ahí en adelante, verlo y conversar sería acto más cotidiano.

Ya en 2012 con la campaña de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia, verlo y sumarnos a las actividades fue más frecuente, en ese entonces fue un amargo momento el fraude que aunque distinto al del 2006 el resultado era el mismo: impedir que el pueblo tomara decisión sobre su marcha y alterara el curso de su destino.

En 2013 ya con el coraje necesario para seguir caminando, se planteó al interior de la asociación civil de nombre Movimiento Regeneración Nacional, seguir como hasta entonces o convertirnos en un ente institucional con aspiraciones electorales y en asambleas públicas se decidió lo inevitable, volvernos partido político y desde ahí dar la lucha electoral por la transformación profunda de este país. Cabe señalar que en la construcción de Morena te acompañaba el brillante Efraín Bermúdez, quien falleciera en noviembre de 2012 y los responsables en Acapulco eran la doctora Aidé Ibárez, el compañero Gilberto Olmos y el maestro Eloy Cisneros, este último decidió permanecer en el PRD y luchar por su recuperación y “rescatarlo”, no sé qué haya sucedido ni quién haya transformado a quién, esa historia la tendrá que contar el ahora coordinador de asesores de la alcaldesa de Acapulco.

A finales de 2013 con la reforma energética en la Cámara de Senadores fuimos convocados por nuestro dirigente nacional el ahora compañero presidente y después de organizarnos en Guerrero con César a la cabeza, llegamos y se rodeó el Senado de la Republica con contingentes de todo el país. Son anecdóticas las tardes/noches que pasábamos al exterior del edificio enrejado, César con su caminar lento pero seguro nos daba palabras de aliento y comentaba lo que había sucedido en las reuniones o cómo iba la situación: cada noche un mitin, diarias actividades culturales, el enérgico discurso de la senadora Layda Sansores, dormir en el suelo sobre un cartón, cobijas que olían raro, un frío absorbente, una ciudad que nos miraba, los compañeros que nos apoyaban, los traidores que privatizaban, por armas la esperanza. Nos trasladamos a San Lázaro y la situación fue muy similar, la afrenta la consumaron los traidores, esos que hoy están acusados por corrupción.

El 2014 transcurrió ya con el registro del partido y la tarea de levantar la estructura necesaria para mantenerse activo, él con una responsabilidad difícil, fue junto a muchas otras personas fundadores de este movimiento y constructor en concreto de las aspiraciones de una nación diferente.

El 2015 fue un momento de especial dificultad, lo sucedido en septiembre de 2014 a los normalistas de Ayotzinapa (de la cual eras egresado y siempre estuviste orgulloso de serlo) en Iguala, vino a alterar la correlación de fuerzas vivas al interior del movimiento. He de reconocer que algunos aspiramos al maximalismo revolucionario y nos opusimos a la participación en las elecciones que en ese momento se darían, Cesar en corto nos dio una magistral orientación sobre que habría que acompañar todas las formas de lucha siempre y cuando las condiciones nos lo permitieran, que optar en ese momento por lo electoral no nos hacía ni más ni menos revolucionarios, que nos hacía cumplir con una tarea y que el revolucionario verdadero está donde el movimiento y el momento lo requieren, no dónde la aventura y cisma lo seduzca.

Tenías bastante claridad de la lucha política, compañero del inigualable Lucio Cabañas Barrientos, militaste en el Partido Comunista, y siempre caminaste en la lucha legal por la creación de un país distinto y diferente, en esos momentos, la opción por el PCM podía catalogarse de subversiva por el gobierno y los caciques semi feudales vinculados abiertamente a la dictadura institucional priista.

El tiempo hace lo que es inevitable, rememorabas con alegría tus experiencias en la lucha, tu estancia en la escuela de cuadros de Moscú dónde seguiste formándote de la mano del marxismo leninismo y con el compromiso de hacer todo a tu alcance por construir una nación diferente a la que habías conocido.

Tuviste un trato cordial y amable con quienes te rodeaban, nunca supe tu estatura física, pero tú estatura política y moral de sobra está decirla, hace falta voltear a ver a quienes hoy una nube gris los cubre por tu ausencia, aunque eras sencillo siempre elegante, un bigote cortado con precisión matemática, como tú formación docente, el imperdible sombrero, y una sonrisa que a pesar de las largas jornadas de trabajo que llegaste a padecer conservaste, por vehículo un humilde pointer color blanco, mientras alguno de tus colaboradores traía una camioneta, tú la sencillez de un vehículo pequeño, distintivo de no vivir en la fantochería.

Sin duda pudiste obtener lo que quisieras, y aún así dedicaste tu vida en esta etapa a la opción electoral que encabezaba Andrés Manuel, hoy en la 4ta transformación que busca poner en el centro a los pobres y cambiar radicalmente el paradigma político y de administración del estado, vas y trasciendes a dónde pocos llegan, no busco detallar tu vida, se que otros contarán mejor tu historia con absoluta precisión, hoy soy un nostálgico de las charlas que ya no se repetirán y los consejos que espero no olvidar.

Hasta siempre maestro Cesar, Hasta siempre camarada, ya no podremos cantar La Internacional juntos, pero sabemos que donde un puño se levante para entonar esa melodía, estarás acompañando con tu guitarra el canto de los oprimidos.

Compartir:

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here