Compartir

 

 

* Se trata de Christían Alfonso Rodríguez Telumbre, cuyos fragmentos óseos fueron encontrados a 800 metros del basurero de la “verdad histórica” de Cocula, dice el fiscal Omar Gómez Trejo

REDACCIÓN   /

 

Ciudad de México, 07 de julio de 2020. A 800 metros del basurero de Cocula, pero no en este ni en el río San Juan, sino en la barranca La Carnicería, fueron hallados unos restos óseos como parte de la investigación del Caso Ayotzinapa, y tras su análisis de ADN, se encontró que pertenecieron al normalista Christian Alfonso Rodríguez Telumbre, desaparecido como parte de los 43 estudiantaes de Ayotzinapa la noche del 26 y 27 de septiembre de 2014.

El fiscal especial del caso, Omar Gómez Trejo, destacó que el lugar del hallazgo no es ninguno de los dos lugares señalados por la versión de la Procuraduría General de la República en el gobierno pasado, lo que confirma el fin de la llamada Verdad Histórica con que esa administración pretendió cerrar las investigaciones de este caso.

Dijo que los restos fueron localizados en noviembre del año pasado, y con el consenso de los familiares y los forenses argentinos que coadyuvan con la investigación, él personalmente los llevó en valija diplomática a la universidad de Innsbruck para su análisis genético, y el 4 de julio pasado se encontró que sin lugar a dudas correspondían al estudiante Rodríguez Telumbre.

“Este lugar no es el basurero de Cocula, ya que la barranca se encuentra a más de 800 metros de distancia de donde se crea la narrativa de la verdad histórica. Cabe destacar que, en el pasado, dentro del mismo expediente, se recibió información sobre las zonas antes referidas, sin que se agotaran estas líneas de investigación, lo que deberá conducir a una serie de deslindes para la responsabilidad a las que haya lugar”, señaló.

Gómez Trejo aseguró que existen otros restos que están siendo analizados para ver si corresponden con algún otro estudiante, y destacó que la información que llevó a encontrar los restos de Rodríguez Telumbre, ya existía en el expediente pero no fue tomada en cuenta por la anterior PGR.

“Las autoridades de la ex PGR tomaban los micrófonos, anunciaban a las familias y a la sociedad que se cerraba el caso con la manipulación de la información, la tortura de los posibles responsables, y el control de una mentira, con su historia del basurero y el río San Juan”, criticó, y afirmó que “esta es una nueva etapa en la investigación, este hallazgo fue de las nuevas acciones de búsqueda que realizamos en el último año, esta es una nueva identificación que rompe con la narrativa de una mentira que cerró más posibilidades de buscar y encontrar”.

 

Compartir:

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here