Inicio Global Así documentan migrantes su vida bajo la pandemia

Así documentan migrantes su vida bajo la pandemia

360
0
Compartir

* Los migrantes y comunidades más vulnerables de México están documentando en su rol de “periodistas ciudadanos” esta crisis mundial a través de sus propias narrativas. Cinthya Briones, fotógrafa y etnógrafa mexicana residente en Nueva York, construye una historia a partir de esos relatos en primera persona

CINTHYA BRIONES*  /

Después de que el gobierno de los Estados Unidos se declarará en cuarentena frente a la pandemia del covid-19 comencé a tener conversaciones de whatsapp con amigos cercanos de la comunidad migrante mexicana e indígena guatemalteca K’iche, quienes me enviaban fotografías y videos sobre su vida en el contexto del coronavirus.

Fue así que comencé a recopilar estas imágenes y videos en un intento de hacer una reflexión sobre cómo los migrantes y comunidades más vulnerables del país están documentando en su rol de “periodistas ciudadanos” esta crisis mundial a través de sus propias narrativas. Y al mismo tiempo, visibilizar la mirada y perspectiva través de estas imágenes “ausentes” -dentro del establishment visual de los medios de comunicación- capturadas con cámaras de smartphones por farmworkers, niñeras, trabajadoras del hogar, cocineros, meseros, deliveries y jornaleros.

Estas imágenes registran una realidad inherente al contexto sociocultural y económico de sus interlocutores; pequeños espacios de confinamiento y aislamiento social, fotografías icónicas de comercios con anuncios y carteles que alientan a todos a “mantener la distancia”; la vida cotidiana en un ambiente familiar, niños jugando a la pandemia con sus muñecas; retratos de comida y selfies con máscaras en el lugar de trabajo e incluso imágenes que muestran testimonios de injusticia política, que demuestran el gran privilegio de quedarse en casa.

Algunos de estos amigos migrantes han sido despedidos de sus trabajos. Otros, por razones económicas, continúan trabajando en restaurantes como deliveries o cocineros, en tiendas de abarrotes, en fábricas, limpiando casas o en los campos de cultivo.

Para estos migrantes, quedarse en casa no es una opción. Esta pandemia representa una crisis más que hay que enfrentar en sus vidas. Como refiere mi amiga Lupe una activista de la Coalición de Immokalee Workers de Florida: “Los migrantes siempre hemos estado expuestos a peligros, siempre hemos puesto nuestros cuerpos al frente de cualquier catástrofe natural o crisis”.

Estas imágenes constituyen una narrativa más extensa e inclusiva, una alternativa de los modelos de documentación tradicionales.

I. Kinmberly, Sunset Park, Brooklyn, 2020.

Cinthya: ¡Hola Kimberly! ¿Cómo es tu vida en este momento del coronavirus?

Kimberly: Hola Cinthia, ahora es un poco difícil, con los niños en casa, todos ya están en casa. No hay espacio para que todos estén en su propia habitación. Mi familia y yo vivimos en una habitación con 5 personas, es difícil para nosotros no luchar. Cada cosa nos enoja, por supuesto, tenemos nuestros momentos de los que nos reímos, pero es que estamos juntos y a veces sentimos que nos sofocamos. Ya te aburres de ser el mismo todos los días.

Ahora si sales, ya tienes que usar guantes 🧤 y una máscara 😷.

II. Jesús Bravo, Brooklyn, 2020. Autorretrato trabajando en la construcción.

Cinthya: ¿cómo estás Jesús? ¿Cómo has estado con el coronavirus?

Jesús: Hola Cinthya, por el momento estoy bien, descansando en casa, ya que debido a la situación que estamos viviendo no he podido trabajar. El trabajo donde trabajaba en la construcción está cerrado hasta nuevo aviso, pero espero que esta situación se resuelva pronto, ya que financieramente me está afectando.

III. Francisca, Brooklyn, 2020.

Cinthya: Querida Francisca, ¿cómo estás?

Francisca: Hola Cinthya. Con buena salud gracias a Dios.

Cinthya: ¿Sigues trabajando?

Francisca: Todavía estoy trabajando, pero preferiría quedarme en casa, pero no puedo porque necesitamos comprar cosas para comer y pagar los gastos que tenemos. Cuando voy a trabajar, no me acerco a la gente. De hecho, camino al trabajo para minimizar los riesgos de ser infectado.

Caminando hacia mi trabajo, pasé por “la parada”, uno de los lugares donde los migrantes esperan ser recogidos para trabajar (en Brooklyn). Veo mucha preocupación en sus rostros, los inmigrantes temen perder sus trabajos en esta pandemia.

IV. Myrna Lazcano, Manhattan, 2020

Cinthya: Hola Myrna, ¿cómo has estado?

Myrna: Bien, Michelle juega mucho durante la pandemia. Para que mi hija no se aburra del encierro, Michelle y yo hemos hecho ropa para sus muñecas. Ella quería hacer una mascarilla para su barbie.

V. Kymberly, Brooklyn, 2020

Cinthya: ¿Sigues trabajando?

Kymberly: Durante esta pandemia tuve que hacer diferentes trabajos, uno de ellos estaba trabajando en un desinfectante de manos embotellador de fábrica en la avenida 62 y 13 en Brooklyn. En la fábrica, mi trabajo es poner el desinfectante de manos en las botellas vacías, luego otros trabajadores se encargan de poner las tapas rojas, limpiar las botellas, poner una pegatina y empacarlas. Mis jefes me pagan por día $ 100 de 9 a.m. a 6 p.m., con un descanso de media hora.

VI. Myrna, Manhattan, 2020.

Cinthya: Hola, ¿qué haces?

Myrna: Miguel y yo estamos bailando canciones de Boleros del cantante mexicano Javier Solís en la sala de estar.

VII. Jesús Bravo, Sunset Park Brooklyn, 2020. Autorretrato trabajando como mesero en una fiesta judía en Brooklyn.

Cinthya: Hola Jesús, ¿qué hiciste hoy?

Jesús: Estaba trabajando y mis jefes me pidieron que usara una máscara. Usualmente trabajo como mesero o en construcción. A pesar de esta pandemia, de vez en cuando, he tenido trabajo, pero no como antes.

VIII. Heidy Animas, Manhattan, 2020. Activista mexicoamericana en su casa de Harlem

“Nosotros, como inmigrantes de la clase trabajadora no podemos darnos el privilegio de no trabajar, tenemos que pagar el alquiler, las facturas. Y aunque nací aquí, mis padres son inmigrantes ”.

IX. Aracely, Nueva Jersey, 2020

Cinthya: Buenas tardes querida Aracely, ¿cómo has estado durante estos días de coronavirus?

Araceli: Bueno, con la protección de Dios estoy bien. Estoy con mi esposo en casa y hacemos perritos calientes mexicanos y en lugar de salsa de tomate usamos chipotle.

Vivimos en Nueva Jersey, mi esposo trabaja en una empresa de envasado de carne todos los días de 8 a.m. a 5 p.m. Otros trabajadores trabajan desde las 3 a.m. a la 1:00 p.m. y generalmente después del trabajo tratamos de comer juntos, salir y ver los árboles.

X. Kymberly, Sunset Park Brooklyn, 2020

Kymberly: Hola Cinthya, ¿cómo estás? hoy fui a la “marqueta” en la quinta avenida en Sunset Park. Las tiendas ya no le permiten estar en multitudes, ponen letreros que nos advierten que tengamos cuidado para que no nos infectemos con el virus. La gente camina con máscaras y guantes puestos.

XI. Myrna Lazcano, Manhattan, 2020

“Nos reunimos entre amigos y familiares para soportar esta crisis mientras jugamos la lotería y comemos juntos. Aunque no tenemos mucho espacio y sabemos que estamos en una crisis, nosotros, como migrantes, siempre sabemos cómo salir de los tiempos difíciles “.

Blanqueamos (las máscaras) y las reutilizamos porque cuestan $ 3.

* Cinthya Briones es fotógrafa, documentalista y etnógrafa mexicana. Reside en Nueva York.

Cortesía de PIE DE PÁGINA

Compartir:

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here