Compartir

* Quienes se promueven para el gobierno estatal son externos a Morena, explica el edil

* Están obligados a respetar los tiempos y métodos del partido; Morena es distinto a donde ellos han militado, dice

 

ROBERTO RAMÍREZ BRAVO   /

 

“Lo primero que hay que aclarar” dice el regidor Hugo Hernández Martínez es que quienes se promueven por la gubernatura a través del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena)  “son personas externas, que no están en el partido”, aunque se cobijen en sus siglas.

Específicamente, se refiere a quienes han sido señalados de ser aspirantes a la candidatura al gobierno del estado por Morena y que han protagonizado recientemente actividades públicas que los visibilizan, entre los cuales mencionó al empresario y ex dirigente de Movimiento Ciudadano, Luis Walton Aburto, la ex dirigente nacional del PRD, Beatriz Mojica Morga, el ex gobernador Rogelio Ortega e inclusive el senador por Morena, Félix Salgado Macedonio, ya que dijo que no se ha afiliado a este partido. En otros ámbitos se menciona también a la alcaldesa Adela Román Ocampo y a la senadora Nestora Salgado García.

“De alguna u otra manera -agrega el edil- piensan que con el solo hecho de presionar, de mostrarse en medios, ellos pueden adelantar alguna sucesión en específico. Dicho de otra manera, han de pensar que lo que hacían en los partidos en que ellos militaban, como es el caso del PRD, de MC, piensan que va a ser el mismo proceso, así como ellos estaban acostumbrados”.

La entrevista con el coordinador de la fracción de regidores de Morena en Acapulco se lleva a cabo en un restaurante de la Costera, alrededor del mediodía.

El sábado pasado se llevó a cabo una reunión “de unidad” de Morena, a la que fueron invitados “los precandidatos” para la gubernatura, entre los cuales estaban Salgado Macedonio, Alberto López Rosas -ex candidato en la elección pasada de gobernador, por Partido Humanista-, Beatriz Mojica Morga, Luis Walton, el delegado federal Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, la alcaldesa Adela Román Ocampo, el ex gobernador Rogelio Ortega y el rector de la Uagro Javier Saldaña Almazán. Solo Walton estuvo en el evento, y al concluir este llegó la presidenta municipal.

Ortega, aunque estuvo en la reunión, no fue visibilizado como aspirante hasta que él dijo a reporteros que sí quiere ser el candidato de Morena al gobierno del estado.

El domingo, un día después, Salgado Macedonio realizó un evento cultural en el Centro Internacional Acapulco, en el que la impresión general fue que se trataba -aunque él aclaró que no- de una especie de destape sobre sus aspiraciones de convertirse en candidato.

-Yo entiendo -explica Hernández Martínez- que le reconocen la fuerza a Morena, que es la primera fuerza en el estado, le reconocen las posibilidades y por ello quieren estar en el barco de Morena, es lo primero que hay que ver. Ahora, si se adelantan como lo están haciendo, corren el peligro de que la autoridad electoral tome nota de ello y vea alguna situación de actos anticipados de campaña de manera personal, independientemente de que lo están buscando por Morena.

-Sin embargo, la carrera parece que va en serio.

-Creo que son situaciones jurídicas que le deben decir a la población: nosotros respetamos la ley, nosotros tenemos la intención, pero también respetamos al partido, y si queremos participar por un partido, debemos respetar también sus procesos internos. Entonces yo entiendo que lo hacen de una manera estratégica para que hablen de ellos, que incidan a través de algunos medios de comunicación y lleguen a la población, pero es innecesario en estos momentos. No van a crecer más. Ya tuvieron muchos la oportunidad y fracasaron en sus responsabilidades. El hecho de adelantar ellos, en su imaginación, el proceso, de ventanearse, de exponerse ante la opinión pública, no significa que van a tener nuevos adeptos o que en automático la sociedad los va a voltear a ver y va a decir este es el bueno. No, de ninguna manera: hay que respetar los procesos. Morena es un partido distinto, es un partido que se está manejando de manera distinta. Morena tiene primero que arreglar su dirigencia nacional, sus dirigencias estatales, y ya de ahí internamente tendrá que decidir cuáles son sus procesos internos para la selección de candidatos.

“Hay que entender que Morena es distinto, es un partido de nueva creación completamente distinto, nos debemos al presidente de la República Andrés Manuel López Obrador y tiene una temporalidad distinta en cuanto a sus procesos. Todos los que estamos en Morena, estemos en un cargo de representación o no, debemos estar ocupados, enfocados y preocupados por ayudarle a nuestro presidente de la República, en algún determinado momento él comentó que no sentía el apoyo de algunos gobiernos estatales o de algunos municipios, que no sentía el apoyo de algunos gobiernos estatales o de algunos municipios, en cuanto a las políticas públicas que se estaban aplicando. Yo creo que entonces debemos nosotros de alguna manera dar resultados para que la población llegue a refrendar su voto.

-¿Cómo sería ese proceso interno de Morena?

-Morena tiene sus tiempos precisos. Lo que nos preocupa es que primero hay que resolver la situación de la dirigencia nacional. Acuérdate que Morena pasó el año pasado por un proceso directivo de renovación, los cuales se impugnaron ante el TEPJF, y dio como resultado que Morena tenga que reponer el procedimiento. Entonces lo primero que tiene que resolver el partido y que está empujando la militancia es que su dirigencia nacional se renueve; segundo, tienen que ver los procesos de las dirigencias estatales, y ya de ahí, ahora sí, se tendrá que analizar y valorar el método adecuado para elegir a los aspirantes a candidaturas para que representen a Morena en las próximas elecciones de 2021. Entonces todavía faltan varios meses para la renovación nacional, las dirigencias estatales y es ahí cuando se puede comenzar a hablar de procesos internos de Morena para elegir a sus candidatos, no ahorita, no es el momento.

-¿Significa que van súper adelantados?

-La ley electoral es clara. Los procesos internos, si es que los deciden los partidos políticos, se van a dar hasta el mes de enero del año 2021. Si un partido político decide hacer campaña con precandidatos, le corresponde el mes de enero de 2021, antes no; y si un partido político no decide hacer período de precampañas, sino irse a la designación, Concejo o designación o cualquier método que ellos consideren, todavía es pasando después de febrero, marzo a más tardar. Entonces estamos hablando de que están adelantados más de un año, cuando lo que debían hacer estar enfocados en trabajar, en dar resultados y que la población sepa que votó por un cambio, y que fue acertado su voto.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here