Compartir

* En ese año y medio tiene que haber una solución para eliminar los desechos, advierte el alcalde Coyuca de Benítez, o “se va a venir fuerte el problema para Acapulco”

* Con la presidenta municipal del puerto, Adela Román, señala, se están buscando soluciones al problema de la basura

* Es imperativo dialogar con los ejidatarios para restablecer la dotación de agua a través de El Chorro, dice

* En materia de seguridad, se trabaja en el tejido social; sus resultados son de mediano y largo plazo, pero esa tiene que ser la ruta, expresa

 

ROBERTO RAMÍREZ BRAVO

 

Coyuca de Benítez, 22 de enero de 2020. Para el alcalde este municipio, Alberto de los Santos Díaz, es inevitable que junto con su homóloga de Acapulco, Adela Román Ocampo, deben encontrar una solución para el problema del relleno sanitario que colinda entre ambas ciudades. La razón: la celda emergente que actualmente están utilizando, solo tiene una duración de 18 meses y si no se encuentra una alternativa, pasado ese lapso no habrá dónde tirar la basura.

Foto Raúl Séndic García Estrada.

En entrevista en este municipio, en la comunidad de Carrera Larga, a donde acudió a inaugurar la pavimentación de la calle principal, Betín de los Santos, como lo conocen afectuosamente sus paisanos, también hace referencia a otro asunto que hermana a su municipio con el vecino puerto de Acapulco: el agua potable.

Desde hace más de 10 años el suministro del líquido que podría abastecer a la zona poniente de Acapulco, está frenado por la demanda de los ejidatarios de Tixtlancingo, que han impedido que el agua para el puerto se extraiga de la comunidad de El Chorro, por demandas de mejores condiciones en el trato. “Sabemos que son bienes nacionales, pero de alguna manera el hecho de que estén dentro del ejido requiere diálogo con ellos”, refiere el alcalde.

De los Santos Díaz explica que el tema del relleno sanitario está siendo planteado desde el año pasado por los dos ayuntamientos –ambos postulados por Morena- ante el Fondo Metropolitano, instancia del gobierno federal, para construir un proyecto conjunto.

“Hay que decirlo, no hubo una respuesta el año pasado, prácticamente el Fondo Metropolitano no destinó recursos a Guerrero en este caso la zona metropolitana Acapulco-Coyuca y no se pudo concretar”, explica de entrada.

En consecuencia, dice, “ahorita lo que está haciendo Coyuca de Benítez es una celda emergente con características de relleno sanitario para efecto de que este año estemos ahí depositando los residuos sólidos, pero seguimos trabajando con Adela Román en la solución conjunta del problema, porque es un problema que ya se le va a venir fuertemente a Acapulco porque su relleno ya está cumpliendo su etapa de uso. Entonces vamos a seguir platicando ese tema con Adela Román”.

-Si no hay una respuesta en el corto plazo, ¿se está viendo alguna otra alternativa aparte de la celda emergente?

-Nosotros sí, tenemos de hecho un espacio, un terreno donde está la celda emergente actualmente, una celda emergente que construimos para resolver el problema de inmediato, que nos va a ser de utilidad por 18 meses, y en ese período tenemos que buscar una solución con Acapulco, para que sea un relleno sanitario acorde a las necesidades de Acapulco y Coyuca. Coyuca no genera una gran cantidad de residuos, la estamos generando de 50 a 60 toneladas diarias, y Acapulco genera entre 800 hasta mil toneladas en días de temporada turística. Entonces es un problema fuerte que tenemos que seguir platicando con el gobierno municipal de Acapulco.

El otro problema es del agua. En los tiempos en que el actual senador Félix Salgado Macedonio fue alcalde de Acapulco, el líquido se extraía de unos pozos conocidos como El Chorro, que están en la parte alta de Tixtlancingo y que comparte con la comunidad de Platanillo.

Sin embargo, cuando se acabó el convenio con el ejido, los ejidatarios y comuneros ya no quisieron seguir dotando el agua a Acapulco en las mismas condiciones. “

“Ellos –refiere el alcalde en la entrevista- querían un trato más justo en el sentido de que querían ser correspondidos con obras y acciones por parte del gobierno municipal de Acapulco. En aquel entonces ya no se pudo lograr ese acuerdo y se suspendió el servicio. Es un tema que también hemos platicado con Adela, pero necesariamente tenemos que analizarlo de manera conjunta con el ejido de Tixtlancingo para que haya un acuerdo en el usufructo del líquido. Sabemos que son bienes nacionales, pero de alguna manera el hecho de que estén dentro del ejido requiere del diálogo con ellos”.

Por otra parte, está el tema de la seguridad, que “como todos los municipios, es un tema delicado que tenemos que enfrentar los presidentes municipales”.

-¿Cómo abordan en Coyuca de Benítez este problema?

-Yo comparto mucho la propuesta de Andrés Manuel López Obrador de que se haga un trabajo pero para efecto de generar empleo en las regiones, en las zonas. Cuando hay empleos, la gente se orienta a las actividades lícitas. Otra parte importante es trabajar con la interacción de las familias, principios y valores que lamentablemente se han venido perdiendo y que requieren que el gobierno municipal y el gobierno federal trabajen en esa parte. Quizás es un trabajo que no se nota más que a mediano y a largo plazo, pero se tiene que trabajar con familias a efecto de ir restituyendo ese tejido social que está muy desgastado. Entonces si trabajamos en esa parte, en educación y sobre todo en la generación de empleos, creo que estos problemas de inseguridad pueden poco a poco irse superando.

Por lo pronto, remarca el edil, “tenemos como gobierno municipal, que tener una función preventiva del delito, hacer lo propio, trabajar muy cerca de la policía para efecto de inhibir esas actividades delincuenciales para que la ciudadanía se sienta segura, porque cuando no hay seguridad en un municipio, la actividad económica también se viene abajo. Es nuestra función ahorita”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here