Compartir

* “No hay que subestimar ningún síntoma; en estos momentos, cualquiera debe ser sospecha de covid”, señala el especialista de la salud

* Desde el principio se pensó en el covid como una gripa, pero también puede manifestarse de otras formas; “por eso dicen: llegó por diarrea y salió con covid”

* Ya hay guías médicas que permiten el uso de medicamentos y se ha visto que con estos se logra una mejoría, afirma

ROBERTO RAMÍREZ BRAVO   / Segunda y última parte

 

Acapulco, 19 de julio de 2020. La atención temprana, en tiempos del SARS-Cov-2, puede salvar la vida. Así lo establece el médico neurocirujano José Inocente Ariza Tapia, quien ha dedicado los últimos meses a seguir paso a paso, desde el punto de la medicina, la evolución de la pandemia Covid 19.

“En estos momentos, cualquier síntoma debe ser sospecha de covid. Así de dramática está la situación. No tomar a la ligera y decir no es covid, es una gripa y me está dando una infeccioncita de garganta”, sentencia.

En esta segunda parte de la entrevista, el especialista de la salud afirma que ya hay medicamentos que se están utilizando para atender a pacientes con la enfermedad, y que han dado resultados, aunque para que haya una vacuna pasará todo este año y quizá el siguiente.

Es que -lamenta- el virus es muy impredecible. Sus síntomas no son iguales para todas las personas, ni los tiempos de incubación, ni los efectos que produce, y para elaborar una vacuna se requiere identificar todo tipo de anticuerpos que pueden contrarrestar al SARS-Cov-2, lo cual está siendo muy difícil en estos momentos.

Para saber si se tiene covid, no basta con tener los síntomas de una gripa. A veces, explica, se tiene diarrea, o se tienen dolores musculares, cosas que aparentemente no se relacionan con una gripa, y por eso en ocasiones la gente acude con estos síntomas a un hospital y luego dicen: “llegué con una diarrea y resulta que salí con covid 19: me infecté aquí”.

Lo más importante, insiste, es atender a los primeros síntomas, incluso si se piensa que es covid y resulta que no lo es. “Es mejor equivocarnos”, destaca.

La entrevista se realiza en un restaurante de la Costera, donde ya se están aplicando algunas medidas sanitarias para evitar los contagios con el regreso a la nueva normalidad. Algunas, no todas. Por ejemplo, en la mesa no hay una división transparente que aísle a un comensal de otro, aunque las mesas sí se retiraron un poco unas de otras.

-En cuanto al tratamiento al Covid ha habido mucha confusión, discrepancia, de pronto, entre la OMS y los médicos tratantes que están en todo el mundo, porque la OMS ha dicho este medicamento no, y los médicos han dicho sí lo usamos, y les ha dado resultados. ¿Cómo queda la situación de los pacientes ahí?

-Uno como médico está obligado a hacer todo lo humanamente posible y, hay que decirlo de manera clara, usar todos los recursos que tenemos a nuestro alcance. Hay algunas guías prácticas, guías médicas ya, que utiliza el IMSS o el Issste, la SSA, de algunos medicamentos que se deben de dar a los pacientes y se ha visto que muchos pacientes mejoran. La OMS recaba información de todo el mundo, de estudios clínicos, de ensayos clínicos y ellos van haciendo una evaluación y dicen que finalmente tal o cual medicamento no puede funcionar. Sin embargo, nosotros tenemos que darle al paciente el beneficio de la duda con los medicamentos que tenemos a la mano. Hay que aclarar que es un virus nuevo, el SARS-Cov-2, no los coronavirus, los coronavirus ya han provocado otras pandemias, no tan graves como esta; pero este es un virus nuevo, no acabamos de conocerlo todavía en la ciencia médica. Su período de incubación es muy variable, en promedio tarda una semana, pero hay reportes de casos de hasta un día y otros de hasta 16 días, hay a quienes les afectan las vías respiratorias desde los primeros síntomas, hay a quienes solo les da diarrea, hay a quienes solo les da dolores musculares, hay a quienes solo les da dolores de cabeza. Entonces, es un virus que se está terminando de estudiar y por lo mismo los tratamientos se siguen investigando.

“Hay algunos antivirales que ya han mostrado efectividad, se ha intentado con antivirales que se usan contra la influenza, con antivirales que se usan para VIH y otros antivirales nuevos que están sacando en algunos países en donde también se les ha visto que acortan el período de días que el enfermo tarda, sobre todo los pacientes graves. Y bueno, cuando un paciente cae grave en terapia intensiva, se le tiene que dar todo lo que se le hace a un paciente grave: el soporte ventilatorio, que es el famoso ventilador, medicamentos que se usan para desinflamar, para que el riñón funcione bien, todo un mundo complejo de manejo de terapia intensiva, que estarlo detallando a veces a la población general es un poquito complicado por el lenguaje, pero a mí lo que me gustaría dejar claro es que sí se les hace muchas cosas, se les da mucho tratamiento a los pacientes que ingresan a las unidades de terapia covid, no se les deja sin medicamento”.

-¿Sería mejor ir al hospital o quedarse en su casa?

-Aquí lo ideal es que todos tuviéramos un nivel cultural y de educación de la salud para saber detectar cuándo se están poniendo grave, lo ideal es que como anuncian los servicios de salud del país, hay un Covitel, para que tú hables y digas tengo estos síntomas, para que valoren si te van a hacer la prueba. El medicamento más usado y que se ha visto que no hay problema de usarlo si tienes fiebre y dolor de cabeza, es el paracetamol, mantenerse bien hidratado y reposo, pero si los síntomas empeoran, que se agregue fiebre, tos o fatiga, hay que acudir a los servicios de salud, ahí no hay que esperar, y ahí sí hay que esperar una valoración, esperar los resultados y esperar a que el médico diga “sí, aún puede permanecer con tratamiento en casa” o tiene ya que ser hospitalizado.

-La atención temprana es importante, han dicho.

-La atención temprana es importante, no subestimar ningún síntoma. Es decir, todos hemos tenido alguna gripa o fiebre. En estos momentos, cualquier síntoma debe ser sospecha de covid. Así de dramática está la situación. No tomar a la ligera y decir “no es covid, es una gripa y me está dando una infeccioncita de garganta”. En estos momentos cualquier molestia que tengamos, tenemos que pensar primero que es covid y es mejor equivocarnos así, que desdeñarlo. Podemos iniciar con paracetamol, reposo y mantenernos hidratados, pero a la menor sospecha de empeoramiento hay que acudir al hospital, y se ha hecho público, yo lo repito: los hospitales covid son por supuesto todos institucionales, el Hospital General de Renacimiento, el del Quemado, el Vicente Guerrero del IMSS, el del Issste que está en Ruiz Cortines, el militar y el naval ya habilitados. Eso hablando de Acapulco y los demás hospitales públicos que están en el estado.

-¿Qué tan confiables son los hospitales públicos? Porque hay la idea de la gente de que puede ir sin estar infectado e infectarse ahí.

-Se están tomando las medidas preventivas de saneamiento, de desinfección. Por supuesto que hay esa idea de la gente, pero también creo que se debe a lo que comentaba hace rato, de nuestro nivel social y cultural. Hay una pobre cultura médica en nuestra población, y también influyen las manifestaciones tan variadas del covid que te mencionaba. Desde que se dio el primer brote del primer caso de coronavirus en México, que fue el 27 de febrero, empezamos a darle fama al covid de que era una gripa, una infección de las vías respiratorias, ahora estamos viendo que llegan pacientes con síntomas urinarios, con diarreas, vómitos. Entonces esos pacientes dicen, yo llegué con diarrea y al último me dijeron que ya tengo covid: me infecté aquí. Lo que estamos viendo es que son tan variados los síntomas que puede tener un paciente, que crea confusión en la población. Ahora hay que reeducarnos, hay que decirle a la gente: puedes tener covid y no necesariamente tener una gripa, puedes tener dolor de cabeza y fiebre. Creo que el dolor de cabeza y la fiebre son los síntomas más constantes, porque, aunque tengan diarrea, tienen fiebre o dolor de cabeza. O pueden tener dolores musculares, dolores de articulaciones y fiebre, o dolor de cabeza. Ustedes los medios de comunicación, son muy importantes en esta situación, porque hay que decirle a la gente que no todos los que se infectan por covid, empiezan con una gripa, hay una variedad inmensa de síntomas que pueden tener. Por supuesto que los que fallecen y se ponen grave, es por afección pulmonar, que es el órgano más afectado por el covid. Se ha visto que los que tienen diarrea se les quita la diarrea, mantenerlos hidratados y salen adelante. Las formas más graves sin duda son las respiratorias, pero un paciente puede ingresar con un cuadro leve por una gripa, y estar evolucionando a la gravedad del covid. Por eso el paciente piensa que se infectó en el hospital. Pero bueno, todos los que visitamos los hospitales porque trabajemos ahí o porque seamos pacientes, tenemos riesgos de infectarnos, pero se están tomando las medidas de desinfección en los hospitales. Hay rutas de evacuación, hay rutas de subir al elevador, hay rutas de las escaleras para evitar el contacto lo mayor posible.

PRIMERA PARTE DE ESTA ENTREVISTA: EN GUERRERO HAY UNA SITUACIÓN MUY DRAMÁTICA POR EL COVID 19: ARIZA

-¿Cómo está el tema de las vacunas?

-Poco avance. Es un virus que se está acabando de conocer. Incluso se habla de que genera inmunidad, pero hay pacientes que se pueden reinfectar. No sabemos ni cuánto dura la inmunidad, puede haber cuadros clínicos de covid de muchas semanas y estamos viendo incluso ya casos de dos o tres infecciones, entonces probablemente sea un virus que no deje inmunidad, y las vacunas se producen en base a los anticuerpos que se puedan obtener de nuestro organismo o de algún otro ser vivo. Entonces, hasta que no se identifique bien el tipo de anticuerpos que puede contrarrestar al SARS-Cov-2 no vamos a tener una vacuna pronto. No va a ser este año, yo creo que va a ser hasta el próximo, si bien nos va.

-¿Cuál es el mensaje para la población?

-El mensaje para la población es decirles que estamos en una situación grave, tenía décadas que no se vivía algo así. En México van más de 300 mil casos confirmados, más muchos miles que salen negativos y otros más que no acuden a hacerse la prueba porque tienen síntomas leves; van más de 35 mil defunciones. En Guerrero, 11 mil 632 casos positivos, mil 118 defunciones, la mayor parte la concentra Acapulco, con más de 4 mil casos confirmados y 581 defunciones solamente en Acapulco. El mensaje con estas cifras es: tenemos que seguir cuidándonos entre todos. Si bien es cierto que la principal responsabilidad de proteger la salud de los ciudadanos, porque así lo mandata el artículo 4 constitucional, es del gobierno, nosotros como ciudadanos, en el caso de esta enfermedad, tenemos que poner mucho de nuestra parte en la sana distancia, el distanciamiento social. Y los que tengamos que salir a trabajar, tenemos que hacerlo con las medidas que ya están muy trilladas, pero hay que decirlo: sana distancia, estornudo de etiqueta, uso de cubrebocas, si puedes usar mascarilla también, uso de gel antibacterial y lavado de manos cada que se pueda.  son medidas muy efectivas para erradicar el virus de nuestras manos y la superficie.

 

Compartir:

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here