Compartir

Agencia ID

El virus del papiloma humano (VPH) es una de las infecciones de transmisión sexual más complejas que existen. Con 130 tipos, el VPH se distingue por síntomas que muchas veces pasan desapercibidos (de hecho, hasta cierto punto se considera una infección asintomática). Por ello no ha de sorprendernos que el VPH se ha convertido en un foco de investigación para su máximo entendimiento, prevención, diagnóstico y cura, ya que hasta ahora no se contaba con un tratamiento que sanara totalmente al cuerpo infectado.

Actualmente, por medio de una investigación realizada en colaboración con el Instituto Politécnico Nacional (IPN) de México, se logró conseguir un método que erradica el VPH en su totalidad. En una investigación dirigida por la doctora Eva Ramón Gallegos, fue posible eliminar al 100% este virus localizado en el cérvix uterino de 29 mujeres en la Ciudad de México. El tratamiento se llevó a cabo mediante terapia fotodinámica, una técnica que destaca por ser no invasiva y porque resulta un método eficaz para prevenir la neoplasia (es decir, el crecimiento anormal de tejido).

Asimismo, la Dra. Ramón Gallegos sostiene, a partir de la evidencia obtenida, que la terapia fotodinámica no sólo ayuda a erradicar el VPH sino también a eliminar lesiones premalignas de cáncer de cérvix en una etapa muy inicial.

Efectos sociales para las mujeresTras 20 años de investigación en el efecto de la terapia fotodinámica, la Dra. Ramón Gallegos ha logrado comprobar sus beneficios en enfermedades asociadas con la neoplasia como los cánceres de piel (melanoma), de mama y cervicouterino.

En el estudio más reciente, el tratamiento en cuestión se dividió en dos etapas bajo dos esquemas diferentes; la primera parte se realizó en un grupo de control con 420 mujeres provenientes de Oaxaca y Veracruz, mientras que la segunda se efectuó con 29 mujeres de la Ciudad de México. La terapia consiste en aplicar en el cuello uterino el fármaco ácido delta-aminolevulínico, el cual se transforma tras 4 horas en una sustancia fluorescente –llamada protoporfirina IX– que se acumula en las células dañadas. Esto permite eliminar con un rayo láser especial únicamente las estructuras dañadas.

Los resultados de la primera etapa permitieron observar que en las mujeres portadoras del virus sin lesiones, el VPH se eliminó en un 85%; en las mujeres con el virus y lesiones, hubo igualmente una eficacia del 85%; finalmente, en las mujeres con lesiones sin VPH, la eficacia fue de 42%.

En la segunda etapa, con las mujeres de la Ciudad de México, a quienes se les aplicó el doble de concentración de ácido delta-aminolevulínico, se consiguió eliminar el VPH en el 100% en casos sin lesiones; 64.3% en mujeres con VPH y lesiones; y 57.2% en la presencia de lesiones sin VPH.

Cabe recalcar que a diferencia de otros tratamientos, la terapia fotodinámica es segura, libre de efectos secundarios y no incide sobre las células sanas. Además, claro, de esta efectividad demostrada, dichas cualidades la vuelven un tratamiento sumamente adecuado para implementarse a gran escala.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here