Compartir

* La directora del Instituto Municipal de la Mujer anuncia una estrategia de fondo para disminuir la violencia de género

* Que las mujeres no solo conozcan sus derechos sino que los ejerzan, plantea Laura Gómez Flores

 

VERÓNICA CASTREJÓN ROMÁN   /

 

Acapulco, 30 de noviembre de 2018. La directora del Instituto Municipal de la Mujer de Acapulco (IMMA), Laura Gómez Flores, lo tiene claro: uno de los focos más importantes de su función, es el fomento del empoderamiento de las mujeres en Acapulco; y para ello tiene un plan de trabajo que descansa en lineamientos legales y en su conocimiento de los derechos humanos y de la educación popular, a fin de lograr el desarrollo comunitario con una perspectiva de género y de construcción de la paz.

Entrevistada en el edificio que da cobijo al Instituto, y en medio de un trajinar de trabajadores que remodelan los espacios, la funcionaria municipal detalló que, desde su perspectiva de trabajo, no se trata solo de brindar cursos y orientaciones a las mujeres, sino de concitarlas a actuar en consecuencia con lo aprendido.

“Es decir -explicó-, que no solo les informemos sobre los derechos humanos de las mujeres, sino que logremos hacer que los ejerzan; y eso se logra no solo con la información o con la formación que te dan las aulas universitarias, sino también con el acompañamiento de otras mujeres con las que van creciendo en el camino”.

Y es que, informó, la idea es lograr que en las mujeres que acudan al IMMA en busca de apoyo o de orientación, se aliente la semilla del trabajo en equipo y de la formación de grupos organizados, a fin de que trabajen primero en bien de ellas mismas, y después a favor de sus comunidades, como parte de la organización civil.

Laura Gómez agregó que la idea de empoderamiento femenino no solo se refiere a hacerlas conscientes de sus derechos, sino de acompañarlas también en su empoderamiento económico, a través de la formación de cooperativas de mujeres que, a través de proyectos productivos, logren su independencia económica, ya que muchas mujeres que viven violencia en sus hogares no abandonan a sus victimarios porque no tiene manera de ganarse la vida.

Comentó que, en un primer momento, están trabajando en la información, como parte fundamental de su obligación de participar en la prevención de la violencia contra las mujeres, “que es la tarea que le toca al Ayuntamiento”.

Precisó: “Para ello, además de campañas en las redes sociales y en bardas e impresos en los que hacemos referencia a la tolerancia cero hacia la violencia y a la difusión de las derechos de las mujeres, realizamos mítines relámpago en centros no urbanos y en comunidades rurales, hasta donde llevamos información sobre el autocuidado, seguridad y derechos humanos de las mujeres, en atención a la Alerta de Género y en concordancia con el Sistema Municipal para prevenir, atender, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres”.

 

EL CAMBIO QUE SE ESPERA

Sobre los hombros de esta nueva titular del Instituto Municipal de la Mujer, descansa la grave responsabilidad de responder a la expectativa del cambio promovido por la propuesta de una cuarta transformación en la vida del país.

Y a ese respecto, y ante el cuestionamiento acerca de la similitud de los mítines relámpago con las ferias populares que realizaban otras administraciones para acercar servicios de salud a las mujeres o talleres de capacitación para el trabajo, Laura Gómez Flores refutó: “no son iguales, aquí vamos a tratar de implementar una metodología participativa integral, enmarcada en una educación popular con perspectiva de género, uno de cuyos objetivos es la educación para la paz”.

Foto Verónica Casterejón

Esa educación para la paz, explicó, ya trae una metodología específica para retomar la cuestión socioemocional, “con mucho cuidado, porque no cualquiera lo puede hacer”, dijo; comentó que se irán especializando primero en educación popular; y a partir de esa herramienta, buscarán propiciar actos reflexivos hacia las mismas mujeres”.

De esa forma, continuó, “trabajaremos para que vayan asumiendo el cómo quiero seguir caminando dentro de esta sociedad y el cómo yo retomo mi dignidad y fortalezas de mujer, mis esperanzas y mi vida para llevar un caminar de dignidad asumiendo los derechos humanos; y va dirigido en general, tanto a hombres como a mujeres”.

Esa perspectiva de trabajo se explica a través de su formación de socióloga y a su participación en Seminarios sobre Teología de la Liberación. Situación de América Latina y el Caribe, que cursó becada en San José de Costa Rica, por el Departamento de Investigaciones Ecuménicas de ese país; y, en Sao Pablo, Brasil,  también becada por el Centro Ecuménico de Educación Popular, A.C. de ese lugar.

Gómez Flores señaló que otra de las vertientes de su tarea al frente del Instituto Municipal de la  Mujer, es la atención la Alerta de la Violencia de Género, pero, más allá de eso, a lograr que la política pública que mueva al IMMA sea, precisamente, la transversalidad a que obliga la cultura de género en el funcionariado y en todas las áreas de la esfera municipal.

Se trata, dijo, de que los recursos de los programas de todos las dependencias del Ayuntamiento de Acapulco se calculen con una orientación de género; por ejemplo, ya estamos trabajando con Servicios Públicos Municipales con capacitación a los hombres y mujeres que hacen labores de limpieza, para evitar el acoso laboral y/sexual, “lo hacemos con respeto hacia ellas, porque es todo un proceso; la educación popular requiere de la escucha pero cuando la persona está lista para hablar”, explicó.

Señaló que muchas veces las mujeres que son víctimas de acoso laboral y/o sexual en su trabajo, no delatan por miedo a perder su trabajo y muchas veces son ellas las jefas de familia; “por eso comento que se trata de todo un proceso que permite, gracias a la información y al acompañamiento, hablar de lo que molesta”.

Dijo que de acuerdo con lineamientos legales y convenciones internacionales, las dependencias municipales están obligadas a esa transversalidad: “deben tener presupuestos específicos para las mujeres; por ejemplo, Alumbrado Público es un tema muy importante, por eso las acciones urgentes por la inseguridad, de atender las áreas obscuras. En el caso de Obras Públicas está el rescate de parques públicos y que trabajan en conjunto con el área de Desarrollo Social, Deportes, Cultura, para la instrumentación de actividades culturales deportivas y proyectos productivos; no se trata solo de rescatar el espacio, sino darles vida; que no estén abandonados”.

Laura Gómez tiene un amplio currículum relativo a la defensa de los derechos humanos de las mujeres y de las mujeres indígenas; participó, por ejemplo, en el Programa de formación de derechos humanos de las mujeres indígenas y fortalecimiento organizativo, varios años, a través de la asociación civil Noche Zihuame, en Chilapa;  fue coordinadora del programa de capacitación a mujeres chicanas y mujeres indígenas migrantes en EU con la Pastoral Humanitaria de los Ángeles, y  trabajó también en pro de la Casa de salud de la Mujer indígena embarazada, Manos Unidas A.C., en  Ometepec Guerrero.

En cuanto a la falta de recursos, sostuvo que siguen la política dictada por la alcaldesa, Adela Román Ocampo, en el sentido de que ante la carencia casi absoluta de presupuesto, echar mano de la creatividad y de las relaciones interinstitucionales para lograr caminar en los planes y programas de trabajo.

De esa forma,  dijo,  tienen ya acuerdos con dependencias estatales como la Secretaría de la Mujer para la promoción de talleres y conferencias en pro de los derechos de las mujeres, y se busca también la alianza con instituciones federales que son sus pares en cuanto a obligaciones y compromisos para con  el bienestar de las mujeres.

La directora del IMMA informó que un programa de fomento de nuevas masculinidades también forma parte de su programa de trabajo, a fin de crear espacios de reflexión con respecto de la cultura de género entre los hombres que trabajan tanto en el Ayuntamiento, como en la población civil, a fin de contribuir también con ello, a la disminución de la violencia contra las mujeres.

Comentó que en estos momentos busca alianzas con los grupos feministas y recalcó que busca la suma de esfuerzos como estrategia para el logro de sus objetivos, pues “ya el 2019 traerá el nuevo presupuesto que nos permitirá realizar lo que nos proponemos”.

Por último, anunció que a partir del 10 de noviembre realizarán 16 días de activismo en contra de la violencia hacia las mujeres, actividad que culminará el 25, fecha en que se celebra el Día Internacional de la no violencia contra la Mujer.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here