Compartir

 

* Las autoridades no están acreditando el delito y lo minimizan ligándolo a la delincuencia organizada, reporta el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio

* Para definirlo, las autoridades piden que en el asesinato de una mujer haya un componente sexual

* De 2014 a 2017 Guerrero sólo investigó 8% de los asesinatos de mujeres como feminicidios

* A un año de la Declaración de AVG, los feminicidios van a la alza, los agresores incrementan su crueldad y saña

REDACCIÓN    /

 

Chilpancingo, 21 de junio de 2018. A un año de haberse establecido la Alerta de Violencia de Género en ocho municipios de Guerrero, el Observatorio Ciudadano de Violencia hacia las Mujeres en Guerrero y el Observatorio Ciudadano Nacional de Feminicidio, anunciaron su decisión de demandar una segunda alerta, ante el incumplimiento de la primera.

El Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), dio a conocer que Guerrero, pese a ser el primer estado en tipificar el feminicidio a nivel nacional, es el estado que menos acredita el delito, y en su protocolo de investigación establece que se considera feminicidio a toda muerte violenta de una mujer donde “se evidencie u componente sexual”, a pesar de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determinó, dos años antes, que el hecho de que la muerte sea violenta, y que se trate de una mujer, es suficiente para que se investigue como feminicidio.

En el estudio Implementación del tipo penal de feminicidio en México: Desafíos para acreditar las razones de género 2014-2017, el OCNF identificó de 2014 a 2017, un total de 591 asesinatos de mujeres, de los cuales en 47 casos se inició una investigación como feminicidio, es decir sólo 8 por ciento.

El organismo ciudadano relató que desde su fundación en 2007, únicamente recibió datos oficiales del estado de Guerrero en 2012 y 2013 y fue hasta el Informe de la AVG que se pudo conocer información de los asesinatos, feminicidios y algunas de sus características, sin que estas fueran desagregadas.

Si bien el Estado de Guerrero fue la primera entidad en tipificar el feminicidio a nivel nacional, actualmente es el estado que menos acredita el delito, a pesar de que ONU Mujeres lo ubicó en el segundo lugar de mayores asesinatos de mujeres en 2016. Asimismo, el Grupo de Trabajo de la Declaratoria de Alerta de Violencia de Género (AVG) -coordinado por la CONAVIM- reconoció el contexto criminal que impacta negativamente en la vida de las mujeres guerrerenses.

De 2011 a 2016 el OCNF documentó que la mayoría de las mujeres víctimas (67 casos) era de 11 a 30 años, es decir, la edad reproductiva. En cuanto al estado civil, la mayoría (55) eran solteras. Respecto a su ocupación, la mayoría (68) eran trabajadoras, empleadas o profesionistas. Y en cuanto a la escolaridad. la mayoría contaba con educación básica.

La saña y agudización de la violencia son las principales características en las causas de muerte de las mujeres asesinadas en este periodo. En 61 casos fueron brutalmente asesinadas, a través estrangulación, asfixia, golpes, inmersión en líquido y arma blanca.

Estos datos oficiales permiten identificar -entre otras cosas- que las autoridades de Guerrero no están acreditando el delito, que minimizan la problemática al considerar que “muchos de los asesinatos de mujeres están vinculados con el crimen organizado o el narcotráfico”, lo que provoca la invisibilización de los feminicidios, al no investigarlos como tal.

Ante esto, el OCNF expresó preocupación por el hecho de que, al ser Guerrero un estado reconocido por su nivel de violencia y con un alto índice de población indígena, la postura de las autoridades no sea consecuente.

También precisa que el protocolo de investigación en Guerrero, emitido en 2017, especifica que “toda muerte violenta de una mujer en el que se evidencie un componente sexual directo o simbólico debe considerarse un feminicidio”.

Es decir, si bien una de las razones de género contempladas en el tipo penal es que la víctima presente señales de violencia de cualquier tipo, dicha razón de género no se refiere a que derivado únicamente de ello, el hecho debe considerarse un feminicidio. Tampoco debe considerarse o entenderse que solamente las muertes violentas con componentes sexuales deben considerarse un feminicidio.

El organismo precisó que la SCJN “en la sentencia de Mariana Lima, establece que: toda muerte violenta, incluidos los suicidios, y algunos accidentes deben iniciarse como probable feminicidio. Es decir, el hecho de que la muerte sea violenta y la víctima sea niña o mujer, es el principal estándar para iniciar la investigación como probable feminicidio; y por lo tanto se deberá aplicar el Protocolo, así como las diligencias específicas para acreditar las razones de género, contrario a lo que señala el Protocolo de Guerrero, el cual, a pesar de haberse emitido dos años después de dicha sentencia, no incorpora los estándares establecidos en ella para la correcta acreditación de las razones de género contempladas en el tipo penal”.

Guerrero desde su primera tipificación, tipificó mal el delito debido a que los elementos para su acreditación eran subjetivos y algunos de ellos se supeditaban a la acreditación previa de otros delitos. Por ejemplo, exigía, que la privación de la vida se cometiera ‘para ocultar una violación’, entre otras. Fue hasta el 2014 cuando se homologo al tipo penal federal, aunque eliminó la hipótesis sobre el estado de indefensión de la víctima.

Frente a las omisiones de las autoridades, que de realizarse podrían garantizar de manera efectiva el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio hace un llamado a las autoridades del Estado de Guerrero para que a la brevedad:

1.-La Fiscalía investigue desde un inicio toda muerte violenta de mujeres como feminicidio, incluyendo los suicidios, accidentes y los que se comentan en contextos relacionados con el crimen organizado.

2.-Cree e implemente una Unidad Especializada de Análisis y Contexto, que fortalezca las investigaciones e identifique los diversos modus operandi, patrones y situación de criminalidad en los que están inmersos los feminicidios en el estado. Y que está sea vinculante a lis Ministerios Públicos.

3.-Actualice su protocolo de investigación del delito de feminicidio, bajo los criterios de la sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en el caso de Mariana Lima, con la finalidad de acreditar las razones de género.

4.-Que se reformen los marcos penales y administrativos para reconocer como delitos y faltas graves los actos de estigmatización a las víctimas, de omisión, negligencia y obstrucción de justicia en las investigaciones de muertes violentas de mujeres, y que estos se investiguen de manera oficiosa.

5.-Se establezcan los mecanismos efectivos para garantizar la reparación integral del daño que incorpore las medidas de atención y rehabilitación a niñas, niños y adolescentes huérfanos/as (como lo hicieron los estados de México y Jalisco en el marco de la AVG), sin que éstos se supediten a los procesos judiciales.

6.-El estado cuente con un banco de datos actualizado y proporcione la información de manera completa y des-agregada que permita generar políticas públicas de atención, prevención y sanción para erradicar el delito de feminicidio.

7.-Se conforme un comité de evaluación de la implementación del protocolo de feminicidio en el que participe la sociedad civil experta en el tema.

En materia de violencia sexual recomienda:

1.-Que se reforme el Código Penal donde condiciona la denuncia para dar la atención inmediata a las víctimas de violencia sexual por parte de la Secretaría de Salud, lo que no significa que la Secretaría de Salud esté obligada a notificar sólo al Ministerio Público.

2.-La profesionalización del personal de salud para la atención integral a las mujeres víctimas de violencia sexual.

3.-Derogación del artículo 159 del Código Penal del Estado de Guerrero.

4.-Correcta aplicación de la NOM 046.

En el marco del primer aniversario de la Declaratoria de Alerta de Género de Violencia de Género, que mañana 22 de junio de 2018 cumple un año de haber sido emitida, el Observatorio Ciudadano de Violencia hacia las Mujeres en Guerrero y el Observatorio Ciudadano Nacional de Feminicidio anunciaron que frente a la omisión de las autoridades, solicitarán la segunda Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres por Agravio Comparado para el Estado de Guerrero.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here