Compartir

 

* Lanza la organización internacional un proyecto piloto para víctimas de violencia sexual

* Hay más de mil casos de anuales de violencia sexual en el puerto, señalan

VERÓNICA CASTREJÓN ROMÁN   /

 

Acapulco, 18 de noviembre de 2017. La organización internacional Médicos Sin Fronteras (MSF) iniciará SIVIS, un proyecto piloto de atención médica integral  a la violencia sexual que en Acapulco genera más de mil víctimas anuales, 40 por ciento de ellas, niños, niñas y menores de edad que a partir de ahora podrán recibir tratamiento gratuito y confidencial por parte de médicos especializados, psicólogos y trabajadores sociales.

Bajo el lema “Sanar es posible”, la organización humanitaria internacional ofrece ya esta oportunidad a sobrevivientes de violencia sexual en el CAAPS que se ubica en la colonia Progreso y en el Hospital Donato G. Alarcón, de Ciudad Renacimiento, debido a que esos dos núcleos poblacionales  enfrentan contextos de mayor violencia y son proclives a generar aún más casos de esa problemática que afecta significativamente la vida de los agredidos, sostuvieron en entrevista el coordinador de Médicos sin Fronteras en Acapulco, Marcal Roca, y Jésika Ocampo Alvarado, oficial de Comunicaciones del proyecto.

Marcal Roca recalcó que la violación sexual conforma una urgencia médica en la que las primeras 72 horas son cruciales para el futuro de la vida de la persona, ya que es en ese lapso en el que se puede prevenir el contagio de enfermedades graves como el VIH/Sida, hepatitis B y C,  la sífilis, gonorrea, Clamidia, el tétanos y hasta el embarazo no deseado.

Agregó que en México, 90 por ciento de las violaciones sexuales no se denuncia y  que solo 10 por ciento de los afectados acude a tratamiento, pero reveló que lo que en Acapulco les ha causado mayor preocupación es que 40 por ciento de los casos que ellos atienden, se refieren a niños y a niñas, y que de estos, el índice  es de 50-50; es decir, son agredidos  indistintamente de su sexo.

“Son números muy grandes, y en cuanto a sus edades, desafortunadamente hemos atendido casos de niños de hasta 2 años. Es una realidad muy dura pero que está aquí  en Acapulco y que tiene que ser atendida”, advirtió, para informar enseguida que en el Proyecto Servicio Médico Integral Frente a la Violencia Sexual (SIVIS), MSF trabaja en conjunto con la Secretaría de Salud.

“Hoy, los acapulqueños de todas las edades tienen la fortuna de poder recibir atención médica integral, gratuita, confidencial y sin necesidad de mostrar documento legal alguno”, dijo, para recalcar  que lo que les interesa es que el paciente se acerque porque sí es posible sanar sus heridas,  tanto físicas como emocionales.

Marcal Roca agregó que usualmente, son mujeres las que son atendidas por ese tipo de abuso; pero eso no quiere decir, señaló, que los hombres no sufran también esas agresiones, y explicó que si para una mujer es difícil reconocer que ha sido violada, para los hombres es aún mucho más  complicado por cuestiones culturales, pero que sí, algunos, muy pocos, buscan atención.

El coordinador del proyecto Médicos Sin Fronteras en Acapulco advirtió que la violencia cruel y generalizada que se vive en el puerto afecta la salud mental de las personas y que esa situación engendra más violencia, “y la violencia sexual es la manera en que mucha gente reproduce sus vivencias; cuando ha sido víctima o cuando ha visto determinadas  situaciones;  la manera en que expresa sus traumas, esa experiencia vital, es a través de violencias, y una de éstas es la violencia sexual”.

De esa forma se explica, apuntó que haya casos de niños mayores que abusen sexualmente de otros niños. Comentó que la violencia sexual es cometida, en su mayoría, por personas conocidas; familiares cercano, como el padre y el hermano, o por algunos más lejanos, como el tío o el abuelo; pero también vecinos, amigos o conocidos, gente que cotidianamente ve pasar por la calle a su víctima.

El proyecto SIVIS pretende además, de ser posible, atender a la familia de los sobrevivientes de violencia sexual, mediante sesiones de psicoterapia grupal, así como al agresor mismo, lo cual consideran muy difícil porque el victimario debe estar dispuesto, primero, a reconocer su agresión, y después, a ser atendido psicológicamente; pero, “así como tratamos a pacientes que tienen dificultades para dormir por culpa de la violencia que se vive en las calles, sería ideal poder atender a quien reproduce esta violencia; sí ha pasado, pero en mínimas ocasiones”, sostuvo Marcal Roca.

Después de reconocer que es muy difícil la labor que SIVIS pretende llevar a cabo  en este puerto porque solo 10 por ciento de víctimas acude a tratarse médica y psicológicamente, debido a barreras culturales y físicas y sociales, como el hecho de no tener dinero para trasladarse a los centros de atención y por desconocimiento de la emergencia médica que la violencia sexual implica, el coordinador de Médicos Sin Fronteras confió en que la campaña de información que desplegarán a partir de la próxima semana a través de los medios de comunicación, rendirá buenos frutos.

“Es muy importante que sepan que sanar es posible; que SIVIS les ofrece un servicio médico integral que les permitirá prevenir enfermedades que afectan su vida y encontrar alivio emocional a través de un proceso psicológico que les brindará bienestar íntegro, porque creemos que sí, sanar se puede, que sanar es posible y que estamos aquí para ayudar a los sobrevivientes”,  solo es necesario que acudan, invitó por último la Oficial de Comunicaciones del Proyecto, Jésika Ocampo Alvarado.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here